Isabel II cancela asistencia a ceremonia del Día del Recuerdo

La reina Isabel II no asistirá al servicio del Día del Recuerdo del domingo en el Cenotafio debido a un problema de espalda, notificó el Palacio de Buckingham, extendiendo la ausencia de la monarca de 95 años de la vida pública después de que se le ordenó descansar tras una estancia en el hospital el mes pasado.

Una fuente de palacio dijo que el problema de la espalda no estaba relacionado con la dolencia no especificada que causó la visita de la reina al hospital, calificándolo de “coincidencia increíblemente desafortunada“.

Pero la ausencia de Isabel en un compromiso que considera uno de los más importantes del año aumentará la preocupación por su salud.

La ceremonia habría sido el primer compromiso público de la reina en persona desde que se le recomendó descansar tras pasar una noche en hospital.

Su Majestad está decepcionada porque se perderá el servicio”, aseguró el palacio en un comunicado.

En sus 69 años en el trono, la monarca sólo ha faltado al acto en el Memorial de Guerra del Cenotafio, en el centro de Londres, en seis ocasiones, cuatro mientras estaba de gira en el extranjero y dos cuando estaba embarazada.

Celebrado el domingo más cercano al 11 de noviembre para conmemorar el final de la Primera Guerra Mundial, la imagen de la reina en el acto anual ha sido una de las que definen su reinado a lo largo de las décadas: con la cabeza inclinada, vestida de negro y mostrando una amapola roja.

La reina es la monarca más longeva del mundo. Desde que se le aconsejó que descansara, se ha perdido eventos como la conferencia sobre el clima COP26 en Glasgow.

La fuente de palacio dijo que la reina esperaba continuar como estaba previsto con su programa de tareas oficiales ligeras esta semana. La reina ha sido fotografiada recientemente reuniéndose con dignatarios en línea.

En el Cenotafio, la familia real se une a los principales miembros del gobierno, los militares y los veteranos para conmemorar a los que perdieron la vida en la guerra mediante la colocación de coronas.

En los últimos años, el hijo y heredero de la reina, el príncipe Carlos, ha depositado una corona de flores en su nombre mientras ella observaba desde un balcón del Ministerio de Asuntos Exteriores y de la Commonwealth.PUBLICIDAD

Para asistir al acto, la reina habría tenido que hacer un viaje en coche desde su residencia en el castillo de Windsor, al oeste de Londres, y permanecer de pie durante un tiempo.

En abril, su marido durante más de siete décadas, el príncipe Felipe, falleció a los 99 años.

FUENTE: Excélsior

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *