¿No te quieres vacunar? Pues pagas tu hospital si enfermas de COVID. Es en Singapur

Es una orden: las facturas médicas por COVID-19 en personas “no vacunadas por elección” ya no serán pagadas en Singapur. Actualmente, el Gobierno cubre todos los costos médicos de COVID para todos los habitantes de Singapur, así como para los residentes permanentes y los titulares de visas a largo plazo, a menos que den positivo poco después de regresar a casa desde el extranjero.

Pero desde el próximo 8 de diciembre el Gobierno comenzará a cobrar a los pacientes de COVID-19 que no estén vacunados por elección. Las autoridades dijeron que las personas no vacunadas “constituyen una mayoría considerable de las que requieren atención hospitalaria intensiva y contribuyen de manera desproporcionada a la presión sobre nuestros recursos sanitarios”. Pues ahora pagan de su bolsa si se enferman.

Las facturas médicas relacionadas con COVID se seguirán pagando para las personas que no son elegibles para una vacuna. El Gobierno también pagará la factura de las personas que estén parcialmente vacunadas hasta el 31 de diciembre, dándoles tiempo para recibir una segunda dosis. Singapur tiene una de las tasas de cobertura más altas del mundo, con el 85 por ciento de la población elegible completamente vacunada.

El 8 de noviembre, el país notificó 2 mil 470 nuevos casos y 14 defunciones. Foto. AP
Sin embargo, el estado de la ciudad está luchando contra el aumento de las infecciones por COVID y el mes pasado advirtió que su sistema de salud corría el riesgo de verse “abrumado” por el aumento de casos. Se produjo un día después de que el país ampliara los viajes sin cuarentena como parte de un cambio en su enfoque para hacer frente a la pandemia.

El Primer Ministro Lee Hsien Loong dijo anteriormente que el centro de negocios global no podía permanecer cerrado indefinidamente, y Singapur ha pasado de una estrategia de tolerancia cero con bloqueos y fronteras cerradas a vivir con COVID-19.

Un aumento en las infecciones después de la relajación de algunas restricciones llevó a la isla a pausar una nueva reapertura a fines de octubre. Las restricciones sociales se extendieron durante aproximadamente un mes para contener la propagación y aliviar la presión sobre el sistema de salud.

El 8 de noviembre, el país notificó 2 mil 470 nuevos casos y 14 defunciones. El Ministerio de salud dijo que 67 casos de COVID estaban gravemente enfermos en cuidados intensivos.

Fuente: Sin Embargo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *