Va Morena por sanciones penales contra terapias de conversión

Noticias de Chihuahua.-

En conjunto con colectivos de la diversidad sexual de Chihuahua, el grupo parlamentario de Morena presentó una iniciativa para modificar el Código Penal del Estado de Chihuahua a fin de sancionar hasta con 7 años de prisión a las personas que promuevan o realicen terapias de conversión en contra de integrantes de la comunidad LGBTTTI.

La iniciativa plantea añadir un capítulo al Código Penal titulado “Esfuerzos para Corregir la Orientación Sexual y la Identidad de Género (ECOSIG)” y adicionar los artículos 201 Bis, 201 Ter y 201 Quater a fin de establecer sanciones penales en contra de las personas que por medio de la coacción, amenazas o engaños, imparta, obligue, financie o aplique cualquier tipo de tratamiento, terapia o práctica encaminada a “corregir” la orientación sexual y e identidad de género.

El artículo 201 Bis establece que a quien realice estas acciones se le impondrá de dos a cinco años de prisión y de cien a mil días de multas, así como también se aumentará en una mitad cuando el delito se cometa en contra de una persona menor de dieciocho años o que no tenga capacidad para comprender el significado del hecho, aún y cuando no existiera coacción, amenaza o engaño.

En caso de que sea el padre, la madre o el tutor de la víctima los que incurran en las conductas sancionadas, se aplicarán únicamente de doscientos a dos mil días de multa.

De igual forma se sancionará a quien publicite o promueva cualquier tipo de tratamiento para los efectos mencionados y se les aplicará una multa de doscientos a dos mil días de multa y se establece que las intervenciones médicas quirúrgicas o tratamientos hormonales que tengan como objetivo expresar la identidad de género autopercibida de una persona o satisfacer el deseo de una persona de una apariencia física masculina o femenina, quedan excluidas de las conductas sancionadas en los artículos 201 bis y 201 ter.

La legisladora manifestó que actualmente existen organizaciones y grupos que ofrecen “terapias de conversión o reparativas”, que intentan “corregir” la orientación o identidad sexual de las personas no heteronormadas y que han ganado popularidad en los grupos conservadores, sin embargo, estas han sido utilizadas para someter a personas en contra de su voluntad, en una clara violación a los derechos humanos.

“Quienes promueven estas terapias se basan en la creencia de que la orientación sexual y la identidad de género de las personas deben cambiarse o reprimirse cuando no se ajustan a lo que otros actores consideran la norma deseable”, precisó.

La diputada expuso que los intentos de patologizar a las personas lesbianas, gays, bisexuales, transgénero o de género diverso, tienen consecuencias profundas en su integridad y bienestar físicos y psicológicos.

“Las prácticas destinadas a lograr la conversión son inherentemente humillantes, denigrantes y discriminatorias. Los efectos que tienen la sensación de impotencia y la humillación extrema generan profundos sentimientos de vergüenza, culpabilidad, autoaversión e inutilidad que pueden menoscabar el autoconcepto y provocar cambios negativos permanentes en la personalidad”, indicó la legisladora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *