Catástrofes se quintuplican en 50 años en el globo terráqueo

A diario, durante 2020, 2 mil 352 mexicanos fueron afectados por fenómenos climáticos, 98 cada hora. Ese año también fueron dañadas 255 mil 954 viviendas, 606 escuelas y 32 hospitales, según datos del Centro Nacional de Prevención de Desastres.

En este contexto, Naxhelli Ruiz Rivera, investigadora del Instituto de Geografía (IGg) de la UNAM y coordinadora del Seminario Universitario de Riesgos Socioambientales, advirtió que los sucesos no son naturales pues comienzan tiempo antes del momento crítico más visible; por ejemplo, la emergencia por una inundación o un sismo toda vez que su origen puede ubicarse incluso decenas o cientos de años antes.

En el marco del Día Internacional para la Reducción del Riesgo de Desastres, dijo que en los últimos años a nivel global, los siniestros han ido en aumento por la mayor exposición a amenazas y por los procesos de urbanización e incremento de la vulnerabilidad.

En México de 2017 a 2020 se registraron 2 mil 392 defunciones debido a sismos.

El más reciente informe de la Organización Meteorológica Mundial señala que cada día de los últimos 50 años, los desastres meteorológicos han ocasionado la muerte de 115 personas y pérdidas por 202 millones de dólares; es decir, dos millones 64 mil 929 fallecimientos y 3.6 trillones de dólares en las cinco décadas.

Durante el mismo periodo, el número de catástrofes se quintuplicó, por el aumento de los fenómenos meteorológicos más intensos o extremos.

Ante ello, la universitaria expuso que las estrategias nacionales deben enfocarse en la prevención y la reducción del riesgo porque hasta ahora la mayor parte se centra en preparar la respuesta y responder.

“La integridad física de las personas; su salud física, mental y emocional; el trauma; la pérdida de la vida comunitaria, nunca se contabilizan, no se encuentran en ningún informe, pero sin duda son importantes”, planteó la también doctora en Estudios del Desarrollo.

ESCENARIO

A nivel mundial, el año pasado se registraron 15 mil 80 muertes: 196 por sismo, seis mil 388 por temperaturas extremas, seis mil 171 por inundaciones, 512 por deslizamientos de tierra, mil 742 por tormentas, una por actividad volcánica y 70 por incendios forestales, según el Informe anual 2020 de desastres no asociados a covid-19, de la Oficina de las Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Desastre y el Centro de Investigación en Epidemiología de los Desastres de la Universidad Católica de Lovaina, Bélgica.

Mientras que el número de personas afectadas fue de 201.3 millones de 2000 a 2019; 98.4 millones en 2020: 18.2 por sequía, 0.4 por sismos, 0.1 por temperaturas extremas, 33.2 por inundaciones, 0.2 por deslizamientos de tierra, 0.1 por incendios forestales, 0.8 por actividad volcánica y 45.5 por tormentas.

Fuente: Excélsior

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *