Eslovenia suspende vacuna de Johnson & Johnson tras muerte de mujer

Eslovenia suspendió este miércoles la aplicación de la vacuna de Johnson & Johnson contra el covid-19 mientras investiga la muerte de una mujer de 20 años y miles de personas protestan contra la vacunación en la pequeña nación de la Unión Europea.

La suspensión estará vigente hasta que los expertos analicen si existe un vínculo entre la muerte de la mujer por un derrame cerebral y la vacuna que recibió dos semanas antes, informó el ministro de Salud, Janez Poklukar.

Las inyecciones de una sola dosis han ganado popularidad en las últimas semanas en Eslovenia después de que las autoridades introdujeron ampliamente los llamados pases covid, que ahora son necesarios incluso para ir a trabajar en todas las empresas estatales.

El gobierno aprobó la compra de 100 mil dosis adicionales de J&J a Hungría en respuesta a la demanda creciente.

La muerte de la mujer esta semana fue el segundo caso grave de efectos adversos de las inyecciones de Johnson & Johnson que se han aplicado a unas 120 mil personas en Eslovenia, informó la agencia de noticias oficial STA.

Sin embargo, “los beneficios continúan superando los riesgos”, comentó Poklukar.

Protestas antivacunas
Aun así, es probable que el anuncio alimente las protestas planificadas para el miércoles más tarde en la capital, Liubliana, contra la vacunación y las medidas contra el coronavirus.

Protestas similares han atraído a miles anteriormente y los manifestantes se enfrentaron recientemente con la policía. Antes de la protesta del miércoles, la policía colocó vallas metálicas e instó a los participantes a mantener la calma.

Como gran parte de Europa central y oriental, Eslovenia ha experimentado un aumento de las infecciones en las últimas semanas.

El país de unos 2 millones de personas ha vacunado completamente a casi el 48% de la población, que es menos que en muchos otros Estados de la UE.

Eslovenia ha recomendado las vacunas de Johnson & Johnson a todas las personas mayores de 18 años, a diferencia de algunos países que han limitado su uso a los adultos mayores.

Fuente: Excélsior

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *