Mientras EU carga con los incrédulos, en México los jóvenes se terminan las vacunas

Mientras la inmunización contra la COVID-19 en Estados Unidos lleva estancada desde hace semanas y el Gobierno anima a extender la obligación de vacunarse, en Ciudad de México y Honduras las dosis triunfan, con gente madrugando para conseguir el esperado pinchazo.

América sigue con cifras altas y un total acumulado de unos 77.3 millones de casos y 2 millones de muertes, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), y es la región con los datos más altos por semana, la última, con alrededor de 20 mil muertes y 1.2 millones de contagiados.

ESTADOS UNIDOS, LASTRADO POR LOS INCRÉDULOS

A pesar de que Estados Unidos llegó este lunes al 70 por ciento de su población adulta con al menos una dosis de la vacuna, unas 100 millones de personas que pueden recibirla no lo han hecho aún, lo que aleja al país de la esperada inmunidad de rebaño, con datos de inmunización estancados desde hace semanas.

Esta situación hizo que la Casa Blanca planteara hoy que “ha llegado la hora” de extender las obligaciones de vacunarse, y aunque el Gobierno federal lo ha hecho ya con sus empleados y estudia aplicarlas en las Fuerzas Armadas, celebra que lo hagan grandes empresas y espera que sea un ejemplo a seguir.

Florida, donde solo un 49 por ciento de los mayores de 12 años está completamente vacunado, ejemplifica el problema de los reticentes con la vacuna, al convertirse en el centro de la nueva ola de la COVID-19 en el país, por la rápida expansión de la variante delta y la resistencia de un gran grupo de personas a vacunarse.

El reportaje ‘Sangre en el Muro’ lleva la voz de los migrantes centroamericanos en su viaje al norte

Una mezcla que se refleja en que el “96 por ciento de los hospitalizados en Florida son personas no vacunadas”, alertó a la cadena MSNBC la presidenta de la Asociación de Hospitales de Florida, Mary Mayhew.

EN CIUDAD DE MÉXICO, LAS DOSIS CAUSAN FUROR

Mientras, en Ciudad de México la alta demanda de los jóvenes de entre 18 y 29 años agotó el sábado las vacunas que había de Sputnik V, una respuesta que superó todas las expectativas, cuando el país atraviesa una tercera ola que acumula varios días consecutivos con más de 19 mil contagios.

El alud de jóvenes menores de 30 años es tal que el Gobierno capitalino hizo un llamado “a respetar la sede y horario de vacunación que les corresponde” para “evitar aglomeraciones y que la demanda rebase la capacidad”.

Y, en Honduras, donde solo un 3.18 por ciento de la población está totalmente vacunada según Our World in Data, miles de personas madrugaron por primera o segunda vez para conseguir el esperado pinchazo, algunos hasta provistos de pequeños bancos de plástico para sentarse mientras avanzaba la fila.

Fuente: Sin Embargo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *