FMI aprueba asignación de 650 mil mdd para reactivar economía global

La Junta de Gobernadores del Fondo Monetario Internacional (FMI) aprobó una asignación general de 456 mil millones de derechos especiales de giro (DEG), equivalente a 650 mil millones de dólares, con el fin de apuntalar la liquidez mundial.

De acuerdo con información del FMI, la asignación general de DEG entrará en vigor el 23 de agosto de 2021. Los nuevos DEG serán acreditados a los países miembros, en proporción con sus actuales cuotas en la institución.

Aproximadamente 275 mil millones de dólares (alrededor de 193 mil millones de DEG) de la nueva asignación se destinará a países de mercados emergentes y en desarrollo, incluidos países de bajo ingreso.

Los DEG son activos de reserva internacional creados en 1969 por el FMI para complementar las reservas oficiales de los países miembros.

El valor de los DEG se basa en una cesta de cinco monedas: el dólar de Estados Unidos, el euro, el renminbi chino, el yen japonés y la libra esterlina. Los DEG son utilizados como unidad de cuenta por el FMI y algunos otros organismos internacionales.

Un DEG no es ni una moneda ni un crédito frente al FMI, más bien representa un derecho potencial frente a las monedas de libre uso de los países miembros del FMI. El DEG se puede canjear por monedas de libre uso.

El organismo destacó que una de las principales opciones es que los países miembros que tienen posiciones externas sólidas distribuyan voluntariamente una parte de sus DEG para ampliar los préstamos a los países de bajo ingreso que pueden acceder a través del Fondo Fiduciario para el Crecimiento y la Lucha contra la Pobreza (FFCLP) del FMI. El apoyo concesionario a través del FFCLP en la actualidad es libre de intereses.

“Esta es una decisión histórica, la mayor asignación de DEG en la historia del FMI y una inyección de ánimo para la economía mundial en medio de una crisis sin precedentes.

La asignación de DEG beneficiará a todos los países miembros, abordará la necesidad de reservas a escala mundial y a largo plazo, generará confianza y promoverá la resiliencia y estabilidad de la economía mundial.

En particular, ayudará a los países miembros más vulnerables que están luchando contra los estragos de la crisis provocada por la covid-19″, señaló la directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva.

“Asimismo, seguiremos trabajando activamente con los países a fin de identificar opciones viables que permitan canalizar voluntariamente DEG de los países miembros más ricos a los más pobres y vulnerables, para apoyar su recuperación de la pandemia y para que logren un crecimiento resiliente y sostenible”, añadió Georgieva.

El FMI aseguró que también está estudiando otras opciones para ayudar a los países miembros más pobres y vulnerables en sus esfuerzos de recuperación. Podría considerarse un nuevo Fondo Fiduciario para la Resiliencia y la Sostenibilidad para facilitar un crecimiento más resiliente y sostenible a mediano plazo.

Milenio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *