Ola de calor sofoca al oeste de Estados Unidos y marca récords

La ciudad más grande de Oregon batió su récord de temperaturas el sábado y este domingo podría hacer incluso más calor.

Los meteorólogos pronostican temperaturas inéditas en la costa occidental de Estados Unidos, en medio de una ola de calor que tiene a los habitantes buscando refugio.

Las tiendas vendieron todas las máquinas de aire acondicionado y ventiladores, los hospitales cancelaron citas de vacunación al aire libre, las ciudades abrieron centros de refrigeración, equipos de beisbol cancelaron partidos y las empresas de electricidad se preparaban para la posibilidad de apagones.

Portland, Oregon, llegó a tener temperaturas de 42.2 grados centígrados la tarde del sábado, informó el Servicio Nacional de Meteorología.

El récord anterior era de 41.7 grados centígrados, visto en 1965 y 1981.

En Seattle las temperaturas alcanzaron los 38.3 grados centígrados el sábado, un récord para el mes de junio y apenas la cuarta vez que esa ciudad supera los 38 grados.

Termómetros en llamas

Se vaticinaban temperaturas incluso más calurosas para el domingo y el lunes, y cabe la posibilidad que se superen récords.

En Seattle, la temperatura récord jamás registrada es de 39.4 grados centígrados, en 2009.

Otras ciudades y poblados -incluyendo del este del estado de Washington, hasta Portland y el sur de Oregon- también probablemente tendrán récords.

Muchas áreas, se prevé, superarán sus récords por varios grados.

Eso es una situación peligrosa para una región acostumbrada a un clima templado donde los habitantes por los general no tienen aire acondicionado.

La ola de calor es un presagio del calentamiento mundial que se cierne sobre el planeta, advirtió Kristie Ebi, profesora de temas climáticos de la Universidad de Washington.

Sabemos por la evidencia disponible de distintas partes del mundo que el cambio climático está aumentando la frecuencia, intensidad y duración de las olas de calor y eso es algo a lo que vamos a tener que acostumbrarnos”, indicó Ebi.

James Bryant, un habitante de Seattle, fue a comprar un aire acondicionado debido a la ola de calor.

Mi casa ya está caliente y vaticinan más calor en los próximos días, y tengo hijos y tengo que cuidarlos”, expresó Bryant.

Parece ser una tendencia … No sé qué es lo que lo está provocando, pero no es nada divertido, de eso estoy seguro”, añadió.

Fuente: Excélsior

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *