Expertos declaran finalizada la erupción del volcán en Canarias

A tres meses de haber comenzado, los científicos dieron por terminada este sábado la erupción del volcán Cumbre Vieja en La Palma, tras haber causado grandes daños en esta pequeña isla del archipiélago español de Canarias.

“Hoy el comité científico puede decir que la erupción ha terminado”, anunció Julio Pérez, director del Plan de Emergencia Volcánica de Canarias (Pevolca), en una rueda de prensa el día de Navidad.

“No hay lava y piroclastos, no hay emisión de gas significativa. No hay sismos significativos”, y precisó que la erupción duró 85 días y 18 horas desde su inicio el 19 de septiembre.

Tras diez días consecutivos sin haber detectado signos visibles de actividad volcánica, las autoridades de Canarias anunciaron oficialmente el fin de la erupción más prolongada en la historia de La Palma desde que hay registros.

Era el tiempo que requerían los científicos para poder afirmar que el episodio había realmente llegado a su fin, ya que en las semanas finales de la erupción se dieron momentos de calma antes de registrarse más lava o gases, para consternación de los habitantes de La Palma.

Ahora el Cumbre Vieja se sume nuevamente en el letargo y sus coladas de lava incandescente, que arrasaron todo a su paso, se muestran negras y endurecidas.

Tomará varios años limpiar, reconstruir y colonizar el terreno reconfigurado de la isla, que al igual que las otras seis del archipiélago atlántico de Canarias, son de origen volcánico.

En tanto, los expertos advierten que la zona afectada mantiene su peligrosidad, ya que se siguen emitiendo algunos gases volcánicos tóxicos, la lava sigue estando a altas temperaturas y hay riesgo de colapso de terreno.

Iniciada el 19 de septiembre, la erupción del Cumbre Vieja fue la primera en La Palma en medio siglo.

Pese a su duración y las impresionantes imágenes de los ríos de lava que por semanas concentraron la atención de los españoles, no provocó ninguna muerte directa, pero sí obligó a la evacuación de 7 mil personas y destruyó mil 345 viviendas.

La lava recubrió mil250 hectáreas de superficie e incluso agrandó la isla: las dos coladas que alcanzaron el mar formaron nuevas penínsulas, de 44 hectáreas una y 5 hectáreas la otra, según las autoridades locales.

Con información de Excélsior

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *