Recuerdan en Guatemala a migrantes muertos en accidente en Chiapas

Entre cánticos y plegarias, feligreses y activistas guatemaltecos recordaron este viernes en una misa a más de medio centenar de migrantes, en su mayoría de esta nación, que murieron en un accidente la semana pasada en el sur de México cuando buscaban llegar a Estados Unidos.

“Son tragedias humanas en las que nosotros no podemos quedarnos insensibles o callados”, dijo en la actividad religiosa en la catedral de la capital el sacerdote católico brasileño Mauro Verzeletti, director de la Casa del Migrante de Guatemala.

Verzeletti instó a los gobiernos de la región a poner mayor atención al fenómeno migratorio, así como invertir en el desarrollo para evitar los éxodos.

“El migrante no puede ser tratado como un delincuente o un criminal. Son personas, son seres humanos, son trabajadores que quieren construir un futuro mejor”, agregó el religioso al recordar a las víctimas y solidarizarse con sus familias.

Una mochila, un par de tenis y una botella con agua fueron colocados cerca del altar de la catedral, como símbolos de los artículos que usualmente utilizan los migrantes en su camino por llegar a suelo estadounidense.

El 9 de diciembre, un tráiler que transportaba migrantes hacinados chocó contra un muro en el estado de Chiapas, presuntamente por exceso de velocidad. Las autoridades mexicanas cuentan 56 muertos y más de un centenar de heridos de diferentes nacionalidades, principalmente de Guatemala.

Hasta ahora, el estatal Registro Nacional de las Personas de Guatemala, que desplegó funcionarios en México, ha identificado a 10 guatemaltecos entre los fallecidos por medio del cotejo de huellas.

“Esta realidad es injusta, (las víctimas) salieron, no por su voluntad, sino porque las necesidades los obligan”, indicó a la agencia de noticias Afp Laura Yax, vicepresidenta de la Conferencia de Religiosos y Religiosas de Guatemala.

“Tenemos mucha indignación y mucha impotencia porque creemos que no puede seguir sucediendo (estas tragedias). Tenemos que decir hasta aquí de tanta muerte de hermanos y hermanas”, agregó Yax, ataviada con una colorida vestimenta indígena.

Cada año, miles de guatemaltecos huyen del país en busca de mejores oportunidades económicas en Estados Unidos ante la pobreza que alcanza a más de la mitad de los casi 17 millones de habitantes.

A la vez, Estados Unidos deporta masivamente a guatemaltecos. En 2019, la cifra alcanzó un récord de 54 mil 599 expulsiones vía aérea, pero la pandemia interrumpió el incremento anual por la suspensión de vuelos y en 2020 fueron 21 mil 57 personas.

Fuente: La Jornada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *