Una mujer fallece en Polonia de ‘shock’ séptico después de que no se le interrumpiera el embarazo y estallan protestas contra la nueva ley de aborto

Una mujer de 30 años falleció de ‘shock’ séptico en su 22.ª semana de embarazo en un hospital de la ciudad polaca de Pszczyna después de que los médicos no le practicaran el aborto a pesar de que el feto carecía de líquido amniótico.

Aunque la muerte tuvo lugar en septiembre, el caso de la fallecida, identificada como Izabella, llegó a conocerse solo el pasado viernes, desatando una serie de críticas y protestas en las calles polacas hacia la nueva ley de aborto, que aprobó el año pasado el Tribunal Constitucional y prohíbe la interrupción del embarazo por malformaciones del feto. Según los activistas, Izabella se convirtió en la primera víctima mortal de esa legislación, informa AP. En su memoria los ciudadanos encendieron velas el lunes por la noche.

Antes de que la nueva restricción entrara en vigor, las mujeres de Polonia tenían derecho a abortar en tres casos: si el embarazo era el resultado de un delito como la violación, si la vida de la mujer corría riesgo o en el caso de deformidades fetales graves. Los activistas por los derechos de las mujeres señalaron que, con la nueva ley, los médicos esperan a que el feto sin posibilidad de supervivencia directamente muera en el útero de la madre.

Así sucedió en el caso de Izabella, a quien los doctores no realizaron el aborto por emergencia médica pese a la confirmación de deformidades graves del feto. Como resultado, la mujer desarrolló una inflamación, se le administraron antibióticos y 24 horas después del ingreso los médicos diagnosticaron la muerte fetal y practicaron la cesárea a la paciente, informan los medios locales.

A pesar de que Izabella acabó falleciendo, el hospital emitió un comunicado este martes insistiendo en que su personal hizo todo lo posible para salvar tanto a la mujer como al bebé y expresando sus condolencias por el trágico desenlace.

“El único factor que guio el procedimiento médico fue la preocupación por la salud y la vida de la paciente y del feto. Los médicos y las parteras hicieron todo lo posible, libraron una batalla difícil por la paciente y su hijo”, comunicó el Hospital del Condado de Pszczyna, agregando que “se unía al dolor” de las personas que lloraban la muerte de Izabella.

Asimismo, el centro médico comunicó que la Fiscalía estaba investigando el caso, y subrayó que “todas las decisiones médicas se tomaron teniendo en cuenta las disposiciones legales y las normas de conducta vigentes en Polonia”.
Fuente: RT

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *