Redescubren al búho real de Shelley, que casi no se había visto en 150 años

Científicos británicos han redescubierto en Ghana un búho gigante que ha estado al acecho casi sin ser visto en las selvas tropicales africanas durante 150 años.

El denominado búho real de Shelley, cuya longitud total puede superar los 60 centímetros, fue descrito por primera vez en 1872 a partir de un espécimen obtenido de un cazador local en Ghana por Richard Bowdler Sharpe, curador de la colección de aves del Museo de Historia Natural de Londres y fundador del Club de Ornitólogos Británicos.

No ha habido avistamientos confirmados de Ghana desde la década de 1870, y muy pocos destellos en otros lugares. Las únicas fotografías que existen eran imágenes granuladas tomadas en 1975 de un individuo cautivo tras las rejas en el zoológico de Amberes y una mancha pixelada del Congo en 2005 que no es ciertamente la especie adecuada.

Ha habido informes ocasionales en las últimas décadas de personas que creen haber escuchado o visto brevemente al búho real de Shelley en algunas localidades diferentes de África occidental y central, desde Liberia hasta Angola. La mayoría de estos avistamientos no están confirmados y la especie se ha convertido en un santo grial para los observadores de aves en África y más allá.

Todo esto cambió el 16 de octubre de 2021 cuando el Dr. Joseph Tobias, del Departamento de Ciencias de la Vida (Silwood Park) en el Imperial College de Londres, y su colega doctor Robert Williams, visitaron el bosque de Atewa en Ghana y vieron a un pájaro enorme salir de su refugio de descanso a plena luz del día. “Era tan grande, al principio pensamos que era un águila”, dijo Tobias en un comunicado. “Afortunadamente, se posó en una rama baja y cuando levantamos nuestros binoculares nos quedamos boquiabiertos. No hay otro búho en las selvas tropicales de África tan grande”.

La pareja solo vio al pájaro posado durante 10-15 segundos, pero en ese tiempo logró tomar fotografías que confirman la identificación debido a sus distintivos ojos negros, pico amarillo y enorme tamaño, que en combinación descartan a todos los demás búhos africanos del bosque.

Fuente: Sin Embargo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *