Un chico de 13 años muere en EUA por un disparo en la cabeza luego de que balearan su casa

Kei’lan Allen, de 13 años, murió este viernes tras ser alcanzado por un disparo en la cabeza en su propia casa en Tuscaloosa, estado de Alabama (EE.UU.), después de que el inmueble fuera tiroteado, aparentemente desde un auto en movimiento, informó la Policía local. La identidad del tirador o de los tiradores, así como sus motivos, aún están por determinar.

Cuando estalló el tiroteo, el adolescente se encontraba en su cama jugando con una tableta y tenía los auriculares puestos. Su primo, con el que han hablado medios locales, presupone que Kei’lan ni siquiera escuchó los disparos. La madre de la víctima llamó a su hijo varias veces, pero al no obtener respuesta fue a buscarlo y lo halló muerto en su cuarto.

El joven murió en el acto por un disparo en la cabeza. En total, la Policía halló 13 balas en el cuarto de Allen y muchas más repartidas por otras habitaciones de la casa.

“Es un crimen sin sentido. Son muchos los casos en los que mueren adultos abatidos de esta manera y es horrible. Cuando se trata de un niño, ya es otro nivel”, se lamentó el jefe de Policía de Tuscaloosa. “Vamos a hacer todo lo posible para detenerlos”, prometió.

Fuente: RT

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *