Restablecen en Texas ley que prohíbe mayoría de abortos

Una corte federal de apelaciones de Nueva Orleans autorizó el viernes por la noche a Texas restablecer una controvertida ley que prohíbe la mayoría de los abortos en ese estado estadunidense.

Esta ley, que entró en vigor el primero de septiembre, prohíbe el aborto una vez que se detectan latidos del corazón del feto, alrededor de las seis semanas de gestación, cuando la mayoría de las mujeres aún no saben que están embarazadas. La ley había sido bloqueada temporalmente por un juez federal de Texas, luego de una querella del gobierno de Joe Biden.

La decisión se conoce cuando varias clínicas en Texas retomaron la práctica de abortos luego de que la ley estatal entrara en vigor en septiembre.

En un tono terminante, el juez federal de distrito Robert Pitman emitió una orden preliminar el miércoles por la noche para detener la aplicación de la ley de Texas conocida como Proyecto de Ley del Senado 8 (SB8), que prohíbe el aborto después de seis semanas, antes de que muchas mujeres sepan que están embarazadas.

Según Pitman, la ley de Texas es “flagrantemente inconstitucional” y viola el precedente sentado por la Suprema Corte en el caso de Roe vs Wade, que en 1973 garantizó el derecho al aborto hasta que el feto sea viable fuera del útero; alrededor de las 22 semanas de embarazo.

“Desde que entró en vigencia la SB8, las mujeres han sido ilegalmente imposibilitadas de ejercer el control de sus vidas de la forma en que están protegidas por la Constitución”, dijo el magistrado quien fue designado para el cargo por el presidente demócrata Barack Obama.

Su orden fue dictada en respuesta a una demanda del Departamento de Justicia que buscó evitar que Texas, el segundo estado más poblado del país, aplique su restrictiva ley que no hace excepciones ni siquiera para casos de violación o incesto.

La ley de Texas permite a cualquier persona demandar a médicos que realicen abortos cuando se detecta el latido del corazón del feto así como a quien facilite ese procedimiento.

Fuente: La Jornada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *