Escuela no deja entrar a una mamá por traer vestimenta ‘inapropiada’

Hay actitudes que a estas alturas paracen arcaicas. 

Leer que una escuela impone códigos de vestimenta a sus alumnas por temor a que sus prendas sean “demasiado reveladoras” no es novedad en la misoginia de todo el mundo, pero enterarnos que una escuela negó acceso a una madre por su vestimenta, sí es un nuevo nivel.

Así como lo lees, en Colombia le negaron el acceso de una madre a una junta de padres de familia, pues aseguraron que su atuendo era “inapropiado”.

Grabaron el momento en que la escuela negó acceso a una madre por su vestimenta

La situación llegó a tal punto que incluso la expulsaron del colegio en cuestión, bajo el argumento que sus prendas violaban el código de vestimenta del reglamento oficial.

Sin embargo, después de que se viralizara el video en donde se muestra cómo la escuela negó acceso a una madre por su vestimenta, usuarios de redes sociales encontraron y publicaron el reglamento en cuestión, solo para encontrar que no existía ningún apartado para los padres, pues era exclusivamente dirigido a los alumnos.

Además, la grabación muestra el momento en que un delegado del Consejo de Padres y Representantes le impide el paso a Isabel Castro, nombre de la madre, quien vestía unos jeans de corte skinny y un crop top blanco. “

Me está discriminando señora, no tiene nada que ver cómo yo venga vestida, aquí estudia mi hijo”, se escucha decir a la mujer mientras discute con una delegada que menciona precisamente la supuesta norma del ‘Manual de Convivencia Escolar’, respondiéndole solamente: “Qué pena con usted”.

Al ser difundido en redes sociales, no faltaron quienes rápidamente comenzaron a dar sus opiniones al respecto y mientras que algunos señalaban lo misógino, machista e insultante de esta actitud, otros increíblemente estuvieron de acuerdo e incluso aseguraron que la mujer se vestía “como para un congal”.

Estas últimas reacciones al video de la escuela que negó acceso a una madre por su vestimenta muestran una vez más el control que muchos pretenden tener sobre el cuerpo de la mujer y la forma en que vestimos, algo que ya debe quedar en el pasado de una vez por todas.

Fuente: Excélsior

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *