EU alerta de aumento de casos de síndrome de Guillain-Barré por vacuna anticovid de Johnson & Johnson

La Administración de Medicamentos y Alimentos ​​de Estados Unidos (FDA) advirtió este lunes sobre el uso de la vacuna anticovid de Johnson & Johnson ante la alerta por el “aumento del riesgo” de contraer el síndrome de Guillain-Barré.

La dependencia informó que identificó 100 casos de este raro trastorno neurológico tras la aplicación de 12,5 millones de dosis. De ellos, 95 fueron graves y requirieron hospitalización e incluso se reporta una muerte reportada.

Dicho padecimiento provoca que el sistema inmunológico ataque a los nervios. Los informes preliminares son mayoritariamente de hombres, muchos de los cuales tenían 50 años o más, y representan una pequeña porción de los 12.8 millones de personas que se han vacunado con dicho biológico en Estados Unidos.

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos informaron en un blog de recomendaciones, con fecha de actualización del 16 de junio de 2021 que las personas que han padecido síndrome de Guillain-Barré (GBS) se podían vacunar; pero destaca que reportaron un caso de esta enfermedad durante los estudios de Johnson & Johnson.

“Se notificó un caso de SGB en un participante del ensayo clínico de la vacuna contra el COVID-19 Janssen de Johnson & Johnson (en comparación con un caso de SGB entre los que recibieron placebo)”, escriben en dicha página. Esta afección ya se relacionó con otras vacunas en Estados Unidos en al menos dos momentos de vacunación masiva: la gripe porcina en 1976 y la de influenza H1N1 en 2009, informa Reuters.

¿Qué es el síndrome de Guillain-Barré?

“El síndrome de Guillain-Barré (Ghee-YAN Bah-RAY) (GBS) es un trastorno autoinmune poco común en el que el propio sistema inmunológico de una persona daña los nervios, causando debilidad muscular y, a veces, parálisis”, describe el CDC. Los síntomas primordiales son debilidad u hormigueo en ambas piernas e incluso en brazos y la parte superior del cuerpo, informa la dependencia.

“Los síntomas pueden aumentar hasta que algunos músculos no se puedan utilizar en absoluto y, en casos graves, la persona puede quedar paralizada”, alertan. Asimismo, estiman que la padecen una de cada 100 mil personas; entre 3 mil y 6 mil personas desarrollan este síndrome cada año en los Estados Unidos, aseguran.

“Los tratamientos comunes incluyen el intercambio de plasma (un procedimiento que elimina y reemplaza la parte líquida de la sangre) y la terapia de inmunoglobulina en dosis altas (una infusión de anticuerpos)”, agrega la dependencia de salud.

Milenio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *