Texas anuncia que invertirá 250 millones de dólares de dinero público para construir su propio muro con México

El gobernador de Texas, Greg Abbott, anunció que ha autorizado un “pago inicial” de 250 millones de dólares para la construcción de un muro fronterizo entre este estado de EE.UU. y México, que contará también con financiación colectiva.

“La administración de Biden ha abandonado su responsabilidad de aplicar la ley federal para asegurar la frontera y hacer cumplir las leyes de inmigración y los texanos están sufriendo las consecuencias de esa negligencia”, comentó en una rueda de prensa virtual junto a miembros republicanos de la Cámara de Representantes y del Senado de Texas.

Abbott subrayó que “en ausencia del Gobierno federal, Texas se está esforzando para hacer el trabajo”. El estado ha puesto en marcha una web para donaciones de los ciudadanos.

“Los contribuyentes de Texas han tenido que intervenir para que nosotros como estado podamos proteger a nuestros ciudadanos”, comentó el político republicano.

Sin embargo, el gobernador no dio detalles sobre dónde y cuándo tiene pensado construir el muro, su longitud o su coste total. Sí mencionó que el plan, para el que se contratará a un gerente de programas, se realizará en varias etapas y ya ha pedido a los texanos que coloquen barreras físicas dentro de sus terrenos.

Hace unos días, Abbott anunció una “respuesta sin precedentes” para afrontar la “crisis” de los migrantes en situación irregular que intentan cruzar desde México a EE.UU.

Abbott considera que la afluencia de migrantes está “fuera de control” y reitera que la culpa es de la Administración Biden por abrir las fronteras e “invitarlos”.

El presidente estadounidense firmó en enero una orden ejecutiva suspendiendo la construcción del muro fronterizo, principal proyecto del exmandatario Donald Trump.

La crisis económica en los países de origen de los migrantes se ha agravado con la pandemia, por lo que miles han tenido que abandonar sus comunidades en busca de oportunidades de trabajo a EE.UU.

A principios de mes, Biden dio por finalizado el programa de Protocolos de Protección a Migrantes (MPP, por sus siglas en inglés), mediante el cual deportó a México a unos 68.000 centroamericanos que solicitaron asilo en EE.UU. y que fueron obligados a esperar la resolución de sus casos en el país vecino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *