Sube a 25 el número de muertos tras el bombardeo de Israel en la franja de Gaza

Israel lanzó nuevos bombardeos en Gaza el martes por la mañana, con ataques sobre la vivienda en un rascacielos de un comandante de campo de Hamas y dos túneles excavados por milicianos bajo la frontera. Hamas y otros grupos armados lanzaron docenas de cohetes a Israel, en una escalada de la violencia tras semanas de crecientes tensiones en la disputada Jerusalén.

Desde el anochecer del lunes, cuando se desataron los combates transfronterizos, 24 palestinos -incluidos nueve niños- murieron en Gaza, la mayoría en ataques aéreos, según responsables sanitarios en Gaza. El Ejército Israelí dijo que 15 de los muertos eran milicianos. En ese periodo, los milicianos gazatíes lanzaron más de 250 cohetes hacia Israel que hirieron a seis civiles israelíes.

Las hostilidades no daban visos de remitir. El jefe del Estado Mayor israelí había ordenado reforzar las tropas en el sur del país, según el Ejército. El ministro de Defensa, Benny Gantz, ha ordenado movilizar a 5 mil soldados en la reserva para ampliar la campaña “y dar más profundidad al frente de defensa nacional”.

Los enfrentamientos entre palestinos y fuerzas de seguridad israelíes habían comenzado el lunes por la mañana, sobre todo en Jerusalén pero también en Cisjordania. Más de 700 palestinos resultaron heridos, de los que casi 500 fueron atendidos en hospitales.

En un indicio de que la inestabilidad se expandía, cientos de residentes de comunidades árabes en todo Israel celebraron manifestaciones por la noche en protesta por la situación en Jerusalén, en una de las mayores protestas de ciudadanos palestinos en Israel en los últimos años.

Como en brotes anteriores de violencia, los altercados comenzaron por reclamaciones contrapuestas sobre Jerusalén, donde hay importantes lugares sagrados del islam, el judaísmo y el cristianismo.

Los relatos nacionales y religiosos enfrentados de israelíes y palestinos confluyen en la ciudad, lo que la convierte en el núcleo emocional del largo conflicto.

En el pasado, los combates transfronterizos entre Israel y Hamas, el grupo que gobierna Gaza, solían terminar tras unos pocos días, a menudo con la ayuda de negociaciones entre bambalinas de Qatar, Egipto y otros. No estaba claro si esta vez se repetiría ese patrón.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, advirtió el lunes que los combates podrían “continuar durante algún tiempo”. El teniente Jonathan Conricus, portavoz militar israelí, dijo a la prensa el martes que el Ejército está en “las primeras fases” de ataques contra objetivos en Gaza planificados con mucha antelación.

La escalada se ha producido en pleno limbo político en Israel.

Netanyahu ejerce de primer ministro en funciones desde las inconcluyentes elecciones de marzo. Como no logró formar un gobierno de coalición con sus aliados conservadores y ultraortodoxos, la tarea pasó a manos de sus enemigos políticos la semana pasada. Uno de esos rivales es el ministro de Defensa que supervisa la campaña en Gaza. No estaba claro hasta qué punto afectaba el agrio ambiente político a la toma de decisiones sobre la operación militar, aunque ambos bandos han defendido asestar un duro golpe a Hamas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *