Ghislaine Maxwell, expareja de Epstein, aparece con un moretón bajo un ojo en su primera foto en prisión

Una reciente fotografía de la expareja de Jeffrey Epstein, Ghislaine Maxwell, ha desatado una profunda controversia acerca del trato que recibe en prisión. La ‘socialité’ británica, que se declaró inocente en un caso en el que se le acusa de ayudar al difunto magnate a reclutar y abusar sexualmente de menores de edad, permanece detenida sin fianza en una cárcel de Nueva York.

Aunque no fechada, en la imagen se ve a Maxwell notablemente pálida, sin maquillaje y con un moretón bajo uno de sus ojos. La foto fue adjuntada a una carta que su abogado, Bobbi Sternheim, dirigió a la jueza federal de distrito Alison Nathan, que en Manhattan lleva el caso penal.

La gráfica rápidamente se difundió en línea, ya que se trata la primera imagen real, sin Photoshop, que se conoce de la sospechosa desde que está detenida.

Está claro que sufrió un hematoma debajo del ojo, pero cuál fue la causa, es un misterio. Según su abogado, la propia Maxwell solo notó el moretón después de ver su reflejo en un cortaúñas, ya que no tiene espejo en la prisión.

Arrestada en julio pasado, Maxwell comparecerá en audiencias de juicio solo a partir del próximo 12 de julio, más de un año después de que fuera acusada de ocho cargos de tráfico sexual infantil, conspiración para transportar menores a través de fronteras estatales con fines sexuales y otros delitos vinculados con su relación con Epstein.

A principios de este mes se agregaron dos cargos más a la acusación, también relacionados con la explotación sexual de niñas, lo que incluye el caso de una joven de 14 años que afirma que la pareja le pagó cientos de dólares, tanto por encuentros sexuales como para ayudar a Maxwell a encontrar más chicas. De ser cierto, esto sugeriría que la ‘socialité’ y Epstein practicaron actos de chantaje sexual durante dos décadas.

Si bien Maxwell se declaró también inocente de los nuevos cargos, sus abogados exigieron que el juicio se posponga hasta enero, para poder resolver ese aspecto de su defensa legal. De ser declarada culpable, la expareja de Epstein enfrentaría hasta 80 años de prisión.

Al describir lo que calificó como condiciones miserables de vida en el Centro de Detención de Brooklyn, donde está recluida, Maxwell ofreció por tercera vez pagar una fianza de 28,5 millones de dólares, que fue denegada nuevamente.

Sus abogados reclaman el derecho a fianza, insistiendo en que su dinero y propiedades sirven como garantía, frente al argumento de que la cantidad de pasaportes que posee y sus innumerables contactos en otros países representan un alto riesgo de fuga. Su equipo legal alega asimismo que Maxwell se está llevando la peor parte de la ira pública y fiscal contra Epstein porque él, ya fallecido, es “inalcanzable”, mientras ella se ha convertido en el siguiente mejor objetivo.

Fuente: RT

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *