Afganistán, 20 años de guerra sin fin

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, anunció que ha llegado el momento de “terminar la guerra más larga de Estados Unidos” con su plan de sacar las tropas de Afganistán antes de 11 de septiembre de 2021, vigésimo aniversario de los atentados en Nueva York, Virginia y Pennsylvania, y que es una salida sin condiciones, pese a los crecientes temores de que los talibanes vuelvan a gobernar. Alemania y el Reino Unido también seguirán los pasos de EEUU.

Estas son las principales etapas de la intervención de Estados Unidos y sus aliados en 20 años de guerra sin resolución.

2001 – 2002 – Guerra contra el “terrorismo”

El 7 de octubre de 2001, menos de un mes después de los atentados del 11 de septiembre en Estados Unidos, el presidente George W. Bush lanza una amplia ofensiva militar en Afganistán, tras la negativa del régimen talibán de entregar al jefe de Al Qaida, Osama Bin Laden.

En apenas semanas, las fuerzas lideradas por Washington derrotan a los talibanes, en el poder desde 1996.

Estados Unidos respalda además a los afganos de la Alianza del Norte, que luchan contra los talibanes, con equipos paramilitares de la CIA y fuerzas especiales.

En noviembre de 2001, unos 1.000 soldados estadounidenses son desplegados en el terreno. La cifra alcanza los 10.000 el año siguiente.Un helicóptero Chinook del grupo de trabajo Jacana entrega asistencia humanitaria en forma de trigo y mantas a una aldea en el sureste de Afganistán. La ayuda fue distribuida por Royal Marine Commandos que operaban en el área como parte de la Operación Snipe. (Shutterstock)Un helicóptero Chinook del grupo de trabajo Jacana entrega asistencia humanitaria en forma de trigo y mantas a una aldea en el sureste de Afganistán. La ayuda fue distribuida por Royal Marine Commandos que operaban en el área como parte de la Operación Snipe. (Shutterstock)Un soldado del Ejército de los Estados Unidos con hombres afganos mientras esperan a una distancia segura de 3000 libras de bombas detonadas fuera del perímetro de la base aérea de Kandahar. Un afgano usa binoculares para observar la explosión. 13 de abril de 2002. (Everett/Shutterstock)Un soldado del Ejército de los Estados Unidos con hombres afganos mientras esperan a una distancia segura de 3000 libras de bombas detonadas fuera del perímetro de la base aérea de Kandahar. Un afgano usa binoculares para observar la explosión. 13 de abril de 2002. (Everett/Shutterstock)Antiguos combatientes talibán en Jalalabad en novimebre de 2001 (Europa Press/SPENCER PLATT) Antiguos combatientes talibán en Jalalabad en novimebre de 2001 (Europa Press/SPENCER PLATT)Esta foto publicada a AFP el 8 de noviembre de 2002 y enviada por correo electrónico de forma anónima a varias organizaciones de noticias, según los informes, muestra detenidos inmovilizados a bordo de un transporte militar estadounidense. (AFP)Esta foto publicada a AFP el 8 de noviembre de 2002 y enviada por correo electrónico de forma anónima a varias organizaciones de noticias, según los informes, muestra detenidos inmovilizados a bordo de un transporte militar estadounidense. (AFP)Un familiar de las víctimas muertas en un bombardeo estadounidense reza frente al cementerio en la aldea de Kakrakai, en el distrito de Dehrawad Uruzgan, el 6 de julio de 2002. (AFP/ Banaras KHAN)Un familiar de las víctimas muertas en un bombardeo estadounidense reza frente al cementerio en la aldea de Kakrakai, en el distrito de Dehrawad Uruzgan, el 6 de julio de 2002. (AFP/ Banaras KHAN)Esta fotografía del Ejército de los EE. UU. Muestra a los soldados de la 10a División de Montaña (Infantería Ligera) y se preparan para excavar en posiciones de combate después de un día de reacción al fuego enemigo, el 4 de marzo de 2002 durante la Operación Anaconda (AFP PHOTO / David MARCK, Jr)Esta fotografía del Ejército de los EE. UU. Muestra a los soldados de la 10a División de Montaña (Infantería Ligera) y se preparan para excavar en posiciones de combate después de un día de reacción al fuego enemigo, el 4 de marzo de 2002 durante la Operación Anaconda (AFP PHOTO / David MARCK, Jr)Niñas afganas estudian sentadas en el suelo en una escuela en Kabul, 27 de agosto de 2002. (AFP PHOTO / Deshakalyan CHOWDHURY)Niñas afganas estudian sentadas en el suelo en una escuela en Kabul, 27 de agosto de 2002. (AFP PHOTO / Deshakalyan CHOWDHURY)Los Royal Marines británicos trabajan en una de las cuevas en un lugar no revelado de Afganistán, donde encontraron lo que su comandante de brigada Richard Lane describió como un gran alijo de armas durante su participación en la Operación Snipe, el 10 de mayo de 2002. Las entradas a las cuatro cuevas están bloqueadas por puertas de metal y miden entre seis y siete pies de ancho y alto. (AFP/POOL/PHIL HANNAFORD)Los Royal Marines británicos trabajan en una de las cuevas en un lugar no revelado de Afganistán, donde encontraron lo que su comandante de brigada Richard Lane describió como un gran alijo de armas durante su participación en la Operación Snipe, el 10 de mayo de 2002. Las entradas a las cuatro cuevas están bloqueadas por puertas de metal y miden entre seis y siete pies de ancho y alto. (AFP/POOL/PHIL HANNAFORD)Fotografía de 19 de enero de 2002 de soldados alemanes patrullando en el centro de Kabul mientras pasa una mujer. (AFP/ EPA / ANJA NIEDRINGHAUS)Fotografía de 19 de enero de 2002 de soldados alemanes patrullando en el centro de Kabul mientras pasa una mujer. (AFP/ EPA / ANJA NIEDRINGHAUS)Un tripulante del Escuadrón 27 de la RAF maneja la ametralladora M60 montada en la parte trasera del portón trasero de su Chinook mientras transita por el campo afgano en la niebla de la mañana - 17 de abril de 2002 (Tony Leather/Royal Navy/Shutterstock)Un tripulante del Escuadrón 27 de la RAF maneja la ametralladora M60 montada en la parte trasera del portón trasero de su Chinook mientras transita por el campo afgano en la niebla de la mañana – 17 de abril de 2002 (Tony Leather/Royal Navy/Shutterstock)Soldados del 504o Regimiento de Infantería de Paracaidistas de la 82a División Aerotransportada realizan una misión de la Fuerza de Reacción Rápida en el Aeródromo de Bagram en Kabul, Afganistán. 8 de enero de 2002. (Everett/Shutterstock)Soldados del 504o Regimiento de Infantería de Paracaidistas de la 82a División Aerotransportada realizan una misión de la Fuerza de Reacción Rápida en el Aeródromo de Bagram en Kabul, Afganistán. 8 de enero de 2002. (Everett/Shutterstock)El general de brigada James Mattis conversa con los infantes de marina estadounidenses de la 15ª y 26ª Unidad Expedicionaria de los Marines antes de partir en un convoy de más de 40 vehículos desde un área de estacionamiento para tomar el control del aeródromo en Kandahar, Afganistán, el 14 de diciembre de 2001. (REUTERS/ Dave Martin / Foto de archivo)El general de brigada James Mattis conversa con los infantes de marina estadounidenses de la 15ª y 26ª Unidad Expedicionaria de los Marines antes de partir en un convoy de más de 40 vehículos desde un área de estacionamiento para tomar el control del aeródromo en Kandahar, Afganistán, el 14 de diciembre de 2001. (REUTERS/ Dave Martin / Foto de archivo)

2003 2007 – Un conflicto olvidado

La guerra en Afganistán deja de ser foco prioritario de atención de Washington en 2003, cuando fuerzas estadounidenses invaden Irak. Los talibanes y otros grupos islamistas se reagrupan en sus bastiones en el sur y el este del país, desde donde viajan fácilmente a santuarios en zonas tribales de Pakistán.

En 2008, el comando estadounidense en la zona pide refuerzos para conducir una estrategia contra la insurrección. Bush acepta enviar tropas adicionales y, para mitad de 2008, unos 48.500 militares son enviados a suelo afgano.Soldados de la Compañía Bravo, 2. ° Batallón, 504 ° Regimiento de Infantería de Paracaidistas del 82 ° Aerotransportado del Ejército de los EE. UU. a 24 millas de la frontera con Pakistán, Afganistán. La Operación Mangosta comenzó el 27 de enero después de que las fuerzas estadounidenses y de la coalición fueran atacadas por terroristas, mientras los soldados continuaron sus misiones de limpieza de cuevas en el área. (AFP PHOTO/POOL/Eugene Hoshiko)Soldados de la Compañía Bravo, 2. ° Batallón, 504 ° Regimiento de Infantería de Paracaidistas del 82 ° Aerotransportado del Ejército de los EE. UU. a 24 millas de la frontera con Pakistán, Afganistán. La Operación Mangosta comenzó el 27 de enero después de que las fuerzas estadounidenses y de la coalición fueran atacadas por terroristas, mientras los soldados continuaron sus misiones de limpieza de cuevas en el área. (AFP PHOTO/POOL/Eugene Hoshiko)El presidente de Estados Unidos, George W. Bush (R), le da la mano al presidente de Afganistán, Hamid Karzai, en la Oficina Oval de la Casa Blanca en Washington, DC, el 27 de febrero de 2003. (AFP/ Luke FRAZZA)El presidente de Estados Unidos, George W. Bush (R), le da la mano al presidente de Afganistán, Hamid Karzai, en la Oficina Oval de la Casa Blanca en Washington, DC, el 27 de febrero de 2003. (AFP/ Luke FRAZZA)Prisioneros afganos entregados a las autoridades afganas después de su liberación del centro de detención de máxima seguridad en la bahía de Guatanamo esperan en la prisión de Kabul, el 10 de mayo de 2003. (AFP PHOTO / SHAH Marai)Prisioneros afganos entregados a las autoridades afganas después de su liberación del centro de detención de máxima seguridad en la bahía de Guatanamo esperan en la prisión de Kabul, el 10 de mayo de 2003. (AFP PHOTO / SHAH Marai)El secretario de Defensa de Estados Unidos, Donald Rumsfeld (izq.), Se reúne el 1 de mayo de 2003 con las tropas de las Fuerzas Especiales de Estados Unidos en la base estadounidense de Kabul. Rumsfeld declaró el fin de las operaciones de "combate mayor" y una nueva era de estabilidad y reconstrucción en Afganistán, 18 meses después de que las fuerzas lideradas por Estados Unidos derrocaran al régimen talibán. (AFP PHOTO / Luke FRAZZAL)El secretario de Defensa de Estados Unidos, Donald Rumsfeld (izq.), Se reúne el 1 de mayo de 2003 con las tropas de las Fuerzas Especiales de Estados Unidos en la base estadounidense de Kabul. Rumsfeld declaró el fin de las operaciones de “combate mayor” y una nueva era de estabilidad y reconstrucción en Afganistán, 18 meses después de que las fuerzas lideradas por Estados Unidos derrocaran al régimen talibán. (AFP PHOTO / Luke FRAZZAL)Soldados de la Compañía Bravo, 2. ° Batallón, 504 ° Regimiento de Infantería de Paracaidistas del 82 ° Aerotransportado del Ejército de los EE. UU. Buscan escondites de presuntos terroristas durante la operación de limpieza de cuevas. (AFP PHOTO / Eugene Hoshiko)Soldados de la Compañía Bravo, 2. ° Batallón, 504 ° Regimiento de Infantería de Paracaidistas del 82 ° Aerotransportado del Ejército de los EE. UU. Buscan escondites de presuntos terroristas durante la operación de limpieza de cuevas. (AFP PHOTO / Eugene Hoshiko)Un niño afgano yace en el suelo cubierto de nieve mientras mendiga en una calle de Kabul, el 24 de febrero de 2003. Afganistán, devastado por décadas de guerra, se encuentra entre los países más pobres de Asia. (AFP / JOYA SAMAD)Un niño afgano yace en el suelo cubierto de nieve mientras mendiga en una calle de Kabul, el 24 de febrero de 2003. Afganistán, devastado por décadas de guerra, se encuentra entre los países más pobres de Asia. (AFP / JOYA SAMAD)Un soldado estadounidense (derecha) camina hacia el lugar del accidente de un helicóptero BlackHawk, el 31 de enero de 2003, a 12 km (7,5 millas) de Bagram, al norte de Kabul, la principal base aérea estadounidense en Afganistán. Cuatro soldados estadounidenses murieron cuando su helicóptero Blackhawk se estrelló durante una misión de entrenamiento nocturna (AFP PHOTO / Tauseef MUSTAFA)Un soldado estadounidense (derecha) camina hacia el lugar del accidente de un helicóptero BlackHawk, el 31 de enero de 2003, a 12 km (7,5 millas) de Bagram, al norte de Kabul, la principal base aérea estadounidense en Afganistán. Cuatro soldados estadounidenses murieron cuando su helicóptero Blackhawk se estrelló durante una misión de entrenamiento nocturna (AFP PHOTO / Tauseef MUSTAFA)Rescatistas y soldados trabajan el 26 de mayo de 2003 entre los escombros de un avión ucraniano que transportaba a 62 soldados españoles que regresaban del servicio de mantenimiento de la paz en Afganistán después de que se estrellara en las afueras de Trabzon, cerca del Mar Negro en el noreste de Turquía. El avión se estrelló después de dos intentos fallidos de aterrizar en medio de una espesa niebla y lluvia. No hubo sobrevivientes de las 74 personas a bordo, según los informes. (AFP - ANADOLU AJANSI)Rescatistas y soldados trabajan el 26 de mayo de 2003 entre los escombros de un avión ucraniano que transportaba a 62 soldados españoles que regresaban del servicio de mantenimiento de la paz en Afganistán después de que se estrellara en las afueras de Trabzon, cerca del Mar Negro en el noreste de Turquía. El avión se estrelló después de dos intentos fallidos de aterrizar en medio de una espesa niebla y lluvia. No hubo sobrevivientes de las 74 personas a bordo, según los informes. (AFP – ANADOLU AJANSI)Esta fotografía divulgada por el ejército de los Estados Unidos el 13 de diciembre de 2003, muestra a un soldado estadounidense identificado como el sargento Ryan F. Leonard manejando una ametralladora en un lugar no revelado en el sur de Afganistán. (AFP PHOTO)Esta fotografía divulgada por el ejército de los Estados Unidos el 13 de diciembre de 2003, muestra a un soldado estadounidense identificado como el sargento Ryan F. Leonard manejando una ametralladora en un lugar no revelado en el sur de Afganistán. (AFP PHOTO)Los soldados estadounidenses llevan los restos envueltos en banderas de la tripulación de un helicóptero durante una ceremonia en la base aérea de Bagram, el 25 de marzo de 2003, en Afganistán. (FOTO AFP / SHAH MARAI)Los soldados estadounidenses llevan los restos envueltos en banderas de la tripulación de un helicóptero durante una ceremonia en la base aérea de Bagram, el 25 de marzo de 2003, en Afganistán. (FOTO AFP / SHAH MARAI)Ingenieros de la Compañía Bravo, 2 ° Batallón, 504 ° Regimiento de Infantería de Paracaidistas del 82 ° Aerotransportado del Ejército de los EE. UU., colocaron explosivos dentro de un escondite de presuntos terroristas durante una operación de limpieza de cuevas el 1 de febrero de 2003 (AFP PHOTO / Eugene Hoshiko)Ingenieros de la Compañía Bravo, 2 ° Batallón, 504 ° Regimiento de Infantería de Paracaidistas del 82 ° Aerotransportado del Ejército de los EE. UU., colocaron explosivos dentro de un escondite de presuntos terroristas durante una operación de limpieza de cuevas el 1 de febrero de 2003 (AFP PHOTO / Eugene Hoshiko)El príncipe Harry posa con soldados gurkha mientras se encuentra en el puesto de observación en JTAC Hill, cerca de FOB Delhi (base de operaciones avanzada) durante su despliegue militar en la provincia de Helmand, Afganistán (REX / Shutterstock)El príncipe Harry posa con soldados gurkha mientras se encuentra en el puesto de observación en JTAC Hill, cerca de FOB Delhi (base de operaciones avanzada) durante su despliegue militar en la provincia de Helmand, Afganistán (REX / Shutterstock)

Pico de 100.000 soldados

En los primeros meses de presidencia de Barack Obama en 2009, electo con la promesa de poner fin a las guerras de Afganistán e Irak, el número de soldados estadounidenses ronda los 68.000.

Pero el 1 de diciembre, el mandatario anuncia el envío de otros 30.000 soldados, con lo que hasta 2011 habrá unos 100.000 militares desplegados. El objetivo: frenar a los talibanes y fortalecer a las instituciones afganas.El presidente Barack Obama saluda a las tropas estadounidenses tras sus comentarios en el aeródromo de Bagram, Afganistán, el 1 de mayo de 2012. (Foto oficial de la Casa Blanca por Pete Souza)El presidente Barack Obama saluda a las tropas estadounidenses tras sus comentarios en el aeródromo de Bagram, Afganistán, el 1 de mayo de 2012. (Foto oficial de la Casa Blanca por Pete Souza)Chris Sanderson, de 24 años, de Flemington, Nueva Jersey, de la Marina de los EE. UU., grita mientras intenta proteger a un afgano y a su hijo después de que combatientes talibanes abrieran fuego en la ciudad de Marjah, en el distrito de Nad Ali, provincia de Helmand, Afganistán, febrero 13, 2010. (REUTERS / Goran Tomasevic / Foto de archivo)Chris Sanderson, de 24 años, de Flemington, Nueva Jersey, de la Marina de los EE. UU., grita mientras intenta proteger a un afgano y a su hijo después de que combatientes talibanes abrieran fuego en la ciudad de Marjah, en el distrito de Nad Ali, provincia de Helmand, Afganistán, febrero 13, 2010. (REUTERS / Goran Tomasevic / Foto de archivo)Miembros de la Marina de los Estados Unidos llevan a un compañero herido por una explosión a un helicóptero de evacuación médica en la provincia de Kandahar, en el sur de Afganistán, el 2 de octubre de 2010. (REUTERS / Finbarr O'Reilly / Foto de archivo)Miembros de la Marina de los Estados Unidos llevan a un compañero herido por una explosión a un helicóptero de evacuación médica en la provincia de Kandahar, en el sur de Afganistán, el 2 de octubre de 2010. (REUTERS / Finbarr O’Reilly / Foto de archivo)Un grupo de hombres detenidos por presuntas actividades de los talibanes son retenidos para ser interrogados en una escuela en la aldea de Kuhak en el distrito de Arghandab, al norte de Kandahar, Afganistán, el 9 de julio de 2010. (REUTERS / Bob Strong / Foto de archivo)Un grupo de hombres detenidos por presuntas actividades de los talibanes son retenidos para ser interrogados en una escuela en la aldea de Kuhak en el distrito de Arghandab, al norte de Kandahar, Afganistán, el 9 de julio de 2010. (REUTERS / Bob Strong / Foto de archivo)Soldados del Ejército de Estados Unidos del 2. ° Pelotón, batería B 2-8 de artillería de campo, disparan una pieza de artillería de obús en la base de fuego de avanzada de Seprwan Ghar en el distrito de Panjwai, provincia de Kandahar, en el sur de Afganistán, el 12 de junio de 2011. (REUTERS / Baz Ratner / Archivo Foto)Soldados del Ejército de Estados Unidos del 2. ° Pelotón, batería B 2-8 de artillería de campo, disparan una pieza de artillería de obús en la base de fuego de avanzada de Seprwan Ghar en el distrito de Panjwai, provincia de Kandahar, en el sur de Afganistán, el 12 de junio de 2011. (REUTERS / Baz Ratner / Archivo Foto)Un B-1B Lancer, del 37o Escuadrón de Bombardeo Expedicionario, regresa a la misión después de recibir combustible de un KC-135 Stratotanker, asignado al 340o Escuadrón de Reabastecimiento Aéreo Expedicionario, mientras volaba sobre Afganistán en apoyo de la Operación Libertad Duradera, 29 de marzo de 2011 Fotografía tomada el 29 de marzo de 2011. (Fuerza Aérea de EE. UU. / Sargento Primero. William Greer vía REUTERS)Un B-1B Lancer, del 37o Escuadrón de Bombardeo Expedicionario, regresa a la misión después de recibir combustible de un KC-135 Stratotanker, asignado al 340o Escuadrón de Reabastecimiento Aéreo Expedicionario, mientras volaba sobre Afganistán en apoyo de la Operación Libertad Duradera, 29 de marzo de 2011 Fotografía tomada el 29 de marzo de 2011. (Fuerza Aérea de EE. UU. / Sargento Primero. William Greer vía REUTERS)

La muerte de Bin Laden y el fin del combate

Bin Laden, cerebro de los atentados del 11 de septiembre de 2001 que propiciaron el inicio de la guerra, es abatido el 2 de mayo de 2011 en una operación de las fuerzas especiales estadounidenses en su residencia en Abbottabad, Pakistán, donde vivía escondido.

En septiembre de 2014, Afganistán firma un acuerdo de seguridad bilateral con Estados Unidos y un pacto similar con la OTAN: 12.500 soldados extranjeros, entre ellos 9.800 estadounidenses, permanecerán en el país en 2015, después de completar la misión de combate de la alianza atlántica a fines de 2014.

Desde el comienzo de 2015, las tropas estadounidenses estarán encargadas de dos misiones: operaciones “antiterroristas” contra Al Qaida y entrenamiento de fuerzas afganas. Pero la seguridad en el país empeora. Ante el resurgimiento talibán, en julio de 2016 Obama, anuncia que 8.400 soldados estadounidenses permanecerán en Afganistán en 2017.Un niño afgano juega en un tiovivo en la cima de una colina en Kabul, Afganistán, 20 de julio de 2015. Fotografía tomada el 20 de julio de 2015. (REUTERS/Ahmad Masood /archivo)Un niño afgano juega en un tiovivo en la cima de una colina en Kabul, Afganistán, 20 de julio de 2015. Fotografía tomada el 20 de julio de 2015. (REUTERS/Ahmad Masood /archivo)En el hospital, Najiba sostiene a su sobrino de dos años, Shabir, que resultó herido por la explosión de una bomba en Kabul el 29 de marzo de 2016. (Paula Bronstein, para Time Lightbox / Pulitzer Center For Crisis Reporting / Cortesía de World Press Photo Foundation a través de REUTERS)En el hospital, Najiba sostiene a su sobrino de dos años, Shabir, que resultó herido por la explosión de una bomba en Kabul el 29 de marzo de 2016. (Paula Bronstein, para Time Lightbox / Pulitzer Center For Crisis Reporting / Cortesía de World Press Photo Foundation a través de REUTERS)En esta fotografía del 26 de agosto de 2019, las madres sostienen a sus bebés desnutridos mientras esperan en una clínica de UNICEF en Jabal Saraj, al norte de Kabul, Afganistán. En Afganistán, la desnutrición infantil grave aumentó de 690.000 en enero de 2020 a 780.000, un aumento del 13%, según UNICEF. Los precios de los alimentos han subido más de un 15%, según el Programa Mundial de Alimentos. (Foto AP / Rafiq Maqbool)En esta fotografía del 26 de agosto de 2019, las madres sostienen a sus bebés desnutridos mientras esperan en una clínica de UNICEF en Jabal Saraj, al norte de Kabul, Afganistán. En Afganistán, la desnutrición infantil grave aumentó de 690.000 en enero de 2020 a 780.000, un aumento del 13%, según UNICEF. Los precios de los alimentos han subido más de un 15%, según el Programa Mundial de Alimentos. (Foto AP / Rafiq Maqbool)Una niña afgana lleva una canasta de pan en la cabeza en la parte antigua de Kabul el 2 de septiembre de 2014. La economía de Afganistán ha mejorado significativamente desde la caída del régimen talibán en 2001, en gran parte debido a la infusión de asistencia internacional. A pesar de la mejora significativa en la última década, el país sigue siendo extremadamente pobre y sigue dependiendo en gran medida de la ayuda exterior. (WAKIL KOHSAR / AFP / Getty Images)Una niña afgana lleva una canasta de pan en la cabeza en la parte antigua de Kabul el 2 de septiembre de 2014. La economía de Afganistán ha mejorado significativamente desde la caída del régimen talibán en 2001, en gran parte debido a la infusión de asistencia internacional. A pesar de la mejora significativa en la última década, el país sigue siendo extremadamente pobre y sigue dependiendo en gran medida de la ayuda exterior. (WAKIL KOHSAR / AFP / Getty Images)

Mega bomba contra el grupo EI

El 13 de abril de 2017, el ejército estadounidense lanza la mayor bomba no nuclear que ha utilizado hasta ahora en combate, impactando una red de túneles y cuevas del grupo yihadista Estado Islámico (EI) en el este de Afganistán. El ataque deja 96 yihadistas muertos.

En julio, mata al nuevo líder del grupo EI en Afganistán, el tercero asesinado por Washington y Kabul.Según Estados Unidos, "la madre de todas las bombas" habría matado a 36 fanáticos de ISISSegún Estados Unidos, “la madre de todas las bombas” habría matado a 36 fanáticos de ISISUn combatiente extranjero del grupo Estado Islámico, segundo a la derecha, habla con un periodista después de que se rindiera a las fuerzas de seguridad del gobierno en el distrito de Darzab de la provincia de Jawzjan, al norte de Kabul, Afganistán, el miércoles 1 de agosto de 2018. (Foto AP)Un combatiente extranjero del grupo Estado Islámico, segundo a la derecha, habla con un periodista después de que se rindiera a las fuerzas de seguridad del gobierno en el distrito de Darzab de la provincia de Jawzjan, al norte de Kabul, Afganistán, el miércoles 1 de agosto de 2018. (Foto AP)

2017 – 2018 Nueva estrategia

Estados Unidos entrena a las fuerzas militares afganas. Los ataques talibanes no se detienen, y los rebeldes van conquistando nuevos territorios. El 1 de febrero de 2017, un informe del Gobierno estadounidense señala que las pérdidas de las fuerzas de seguridad afganas han aumentado un 35% en 2016 en comparación con el año anterior.

Ocho días más tarde, el militar estadounidense al mando de la fuerza de la OTAN, el general John Nicholson, advierte que necesita miles de efectivos más. “Creo que estamos en un punto muerto”, afirma al Congreso.

En 2018, con los talibanes a la ofensiva en todo el país, EEUU arroja más bombas en Afganistán que en cualquier otro año de la guerra, según la Fuerzas Aérea. Los afganos empiezan a exigir el fin del conflicto en manifestaciones callejeras.Dos soldados afganos reaccionan al estallar accidentalemente un tubo de mortero durante unas maniobras de entrenamiento en la porvincia de Laghman (Afganistán) el 2 de julio de 2013. Cuatro años después, la familia del soldado Hilda I. Clayton ha dado su consentimiento para la publicación de las fotografías. (EFE/Afghan National Army)Dos soldados afganos reaccionan al estallar accidentalemente un tubo de mortero durante unas maniobras de entrenamiento en la porvincia de Laghman (Afganistán) el 2 de julio de 2013. Cuatro años después, la familia del soldado Hilda I. Clayton ha dado su consentimiento para la publicación de las fotografías. (EFE/Afghan National Army)Abdul Rahman (20; centro) camina con un grupo de combatientes talibanes en el distrito de Khogyani, en el este de Afganistán. Era agricultor antes de unirse a los talibanes y perdió una mano tratando de desactivar una bomba. (World Press Photo Contest 2020. Lorenzo Tugnoli/ Contrasto para The Washington Post, 11 de diciembre de 2019) Abdul Rahman (20; centro) camina con un grupo de combatientes talibanes en el distrito de Khogyani, en el este de Afganistán. Era agricultor antes de unirse a los talibanes y perdió una mano tratando de desactivar una bomba. (World Press Photo Contest 2020. Lorenzo Tugnoli/ Contrasto para The Washington Post, 11 de diciembre de 2019)Soldados afganos en Helmand (Afganistan). (EFE/EPA/WATAN YAR/Archivo)Soldados afganos en Helmand (Afganistan). (EFE/EPA/WATAN YAR/Archivo)Gulbuddin Hekmatyar, ex señor de la guerra y líder de la organización islamista Hezb-i-Islami, habla con sus partidarios después de aparecer en público años después de un exilio autoimpuesto, en Laghman, Afganistán, el 29 de abril de 2017. (Afganistán)Gulbuddin Hekmatyar, ex señor de la guerra y líder de la organización islamista Hezb-i-Islami, habla con sus partidarios después de aparecer en público años después de un exilio autoimpuesto, en Laghman, Afganistán, el 29 de abril de 2017. (Afganistán)Los residentes afganos se reúnen en el lugar de un coche bomba suicida que tuvo como objetivo una fuerza de milicia progubernamental financiada por la CIA en una estación de autobuses públicos en la provincia de Khost el 27 de mayo de 2017. (AFP/ FARID ZAHIR)Los residentes afganos se reúnen en el lugar de un coche bomba suicida que tuvo como objetivo una fuerza de milicia progubernamental financiada por la CIA en una estación de autobuses públicos en la provincia de Khost el 27 de mayo de 2017. (AFP/ FARID ZAHIR)

2019 -2021

Estados Unidos y los talibanes inician negociaciones de paz en Qatar en febrero- El año siguiente, firmaron un acuerdo de paz el 29 de febrero. Biden anunció este miércoles el retiro definitivo, que deberá ocurrir antes del 11 de septiembre de 2021, vigésimo aniversario de los atentados en Nueva York y Washington.El presidente de Afganistán, Ashraf Ghani (Britta Pedersen/zb/dpa) El presidente de Afganistán, Ashraf Ghani (Britta Pedersen/zb/dpa)El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, pronuncia declaraciones a las tropas estadounidenses durante una visita no anunciada a la base aérea de Bagram, Afganistán, el 28 de noviembre de 2019. (REUTERS / Tom Brenner / Foto de archivo)El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, pronuncia declaraciones a las tropas estadounidenses durante una visita no anunciada a la base aérea de Bagram, Afganistán, el 28 de noviembre de 2019. (REUTERS / Tom Brenner / Foto de archivo)FOTO DE ARCHIVO. Vista general muestra las conversaciones entre el gobierno afgano y los insurgentes talibanes en Doha, Catar. 12 de septiembre de 2020. REUTERS/Ibraheem al OmariFOTO DE ARCHIVO. Vista general muestra las conversaciones entre el gobierno afgano y los insurgentes talibanes en Doha, Catar. 12 de septiembre de 2020. REUTERS/Ibraheem al Omari

Fuente: Infobae

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *