Jueces deshechan denuncias contra Cristina Fernández por fraude

La Cámara Federal de Casación Penal resolvió por unanimidad este martes el sobreseimiento definitivo de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, el gobernador bonaerense Axel Kicillof, y otros ex funcionarios del Banco Central acusados en la del “dólar futuro”, una de las tantas creadas mediante falsas imputaciones, al considerar los magistrados que “no existió delito en la operación económica”.

Kichner y sus ex colaboradores fueron acusados de cometer defraudación mediante contratos de compra de divisas al final de su mandato presidencial en 2015.

Los jueces Ana María Figueroa, Daniel Petrone y Diego Barroetaveña concluyeron que se trató de una acusación “atípica” por una medida económica tomada por el entonces ministro de Economía, Axel Kicillof, el ex ex titular del Banco Central, Alejandro Vanoli, y quien hoy está al frente de ese organismo, Miguel Pesce, entre otros.

Cien páginas contienen la resolución judicial que dejó sin efecto la acusación de “administración fraudulenta contra el Estado”, impulsada por el diputado de la Unión Cívica Radical, Mario Negri, el ex senador de Propuesta Republicana, Federico Pinedo, y el ex titular de Hacienda, Alfonso Prat Gay, quienes integran la derechista y proestadunidense alianza Cambiemos, lo que terminó con una de las causas más escandalosas que tomó en sus manos el ex juez ya fallecido Claudio Bonadío.

Este juez cuyos vínculos con fundaciones y ONG de Estados Unidos ha sido probada en una serie de investigaciones que llevaron hasta la existencia de una red de espionaje y extorsión que respondía a las necesidades del gobierno del ex presidente Mauricio Macri y que conformaban jueces y fiscales trabajando en con agentes de Agencia Federal de Inteligencia, y medios de comunicación y periodistas afines.

Mediante la judicialización de la política (lawfare) se armaron causas inverosímiles alimentadas por ese triángulo contra los gobiernos de Néstor Kirchner (2003-2007) y Fernández de Kirchner (2007-2015), y se violaron las normas judiciales, forzando pruebas inexistentes lo que causó severos daños a los perseguidos políticos y permitió encarcelar ilegalmente a varios ex funcionarios, así como líderes sociales y políticos.

Fernández de Kirchner denunció ante los magistrados las evidencias de como se armó artificialmente esta causa, entre otras, sin pruebas, violando el estado de derecho y como abogada demostró que hubo manipulación “al calor del proceso electoral”, en alusión a la segunda vuelta en las presidenciales de 2015, cuando Macri enfrentó a Daniel Scioli.

Después se descubrió que los compradores de dólar a futuro, fueron los nuevos funcionarios que nombró luego Macri, y que devaluaron rápidamente la moneda ganando cifras millonarias en esta operación como lo demostró no sólo la ex presidenta en su la audiencia de defensa, sino mediante el juicio abierto en abril de 2016 por diputados del kirchnerismo.

Contactos con EU

En tanto, mientras sigue la repercusión por la reciente la visita a Argentina del titular del Comando Sur, Craig Faller, el presidente Alberto Fernández recibió una carta de su par estadunidense, Joe Biden que le fue entregada por el director para el Hemisferio Occidental del Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Juan Gonzalez, y la subsecretaria interina para Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado, Julie Chung, con quienes mantuvo un almuerzo de forma virtual.

Biden además de enviarle un saludo personal y preguntar por su salud (padece Covid-19) destacó en su misiva la participación anunciada de Fernández en la Cumbre del Clima, que se realizará entre el 22 y 23 de abril próximo vía virtual.

En la reunión se habló entre otros temas de las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional. La preocupación de la administración Biden “se centra en la salida de Argentina del Grupo de Lima y el acercamiento a Venezuela. Esto, sumado a las excelentes relaciones con China y con Rusia, generan en Washington un llamado de atención ya que Argentina se desmarca de las posiciones de Brasil, Chile, Colombia, Ecuador y Uruguay, a la espera de lo que suceda en las elecciones de Perú.”, segín las fuentes.

Sobre esta reunión se han tejido varias hipótesis en cuanto a los intereses de Estados Unidos en este país en una región estratégica y los analistas adelantan varios de los objetivos de Estados Unidos, lo que tensiona la situaición en medio de la ola pandémica y la conducta negacionista de una oposición , que llama a desobedecer todos los protocolos sanitarios.

Fuente: La Jornada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *