Abuso a niña aviva debate proaborto en Venezuela

Una niña venezolana de 13 años fue víctima de violación en reiteradas ocasiones y quedó embarazada. Su madre y su profesora, Vannesa Rosales, fueron arrestadas por ayudarla a practicarse el aborto. Mientras que el agresor, quien era su vecino, está libre.

El caso encendió el debate sobre la legalización de la interrupción del embarazo en el país chavista.

La madre de la menor acudió a denunciar la violación, en el estado de Mérida, en el noroeste de Venezuela.

Esa niña ha sido super revictimizada, ella era violada reiteradas veces por este tipo que era un vecino de su comunidad, y se convirtió en esta lamentable historia”, dijo a Excélsior Venus Faddoul, abogada de Vannesa.

La menor, cuya identidad está reservada, interrumpió su embarazo con un medicamento, luego requirió un legrado. En el hospital fue obligada a declarar.

Tras eso, en octubre de 2020, la casa de Vannesa fue allanada arbitrariamente y fue detenida.

Estuvo tres meses encarcelada, sin poder recibir vistas de sus abogados ni el acceso a audiencias en las fechas correspondientes, según la organización feminista 100% estrógenos.

Desde hace diez años, Vannesa es una activista por los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres en el barrio de donde es la niña violada. Ella es parte de los profesores de una escuela que fue recuperada.

Ella ha visto crecer a la niña desde hace ocho años, es parte de la vida de los niños a quienes han salvado de las situaciones extremas. ¿Que si la justicia la revictimiza? desde luego”, insistió la abogada.

El 8 de enero pasado, más de 200 organizaciones de defensa de derechos humanos suscribieron un comunicado en el que expusieron los vicios del caso.

Días después, Vannesa salió de prisión con la orden de arresto domiciliario, que se mantiene actualmente.

La activista está procesada, acusada de obligar a una mujer a abortar, con el agravante de que es menor de edad y por asociación para delinquir.

La mamá de la niña fue procesada y salió de prisión 22 días después.

A cuatro meses del comienzo del caso, el agresor está libre y permanece prófugo.

Estamos esperando la audiencia para definir la situación de Vannesa Rosales, lo que comenzó como una denuncia de violación terminó en un proceso por aborto”, agregó Faddoul.

UNA LEY DEL SIGLO XIX

La legislación de la interrupción del embarazo en Venezuela no se ha modificado desde 1873, denunció Venus Faddoul, abogada de Vannesa Rosales, presa por ayudar a una niña violada a abortar. 

No ha habido voluntad política para cambiarlo. Pero con el caso de la niña de 13 años, es la primera vez que logramos una incidencia pública tan grande”, compartió en entrevista.

En el país sudamericano, el aborto no está permitido ni siquiera en casos de violación.

El Código Penal de Venezuela castiga con prisión de 12 a 30 meses provocar el aborto de una mujer, con el consentimiento de ella.

Obligar a parir a una mujer es algo violento tanto sicológico como físicamente, aseguró la defensora a este diario.

Esto ocurre en un país donde no hay educación sexual, no hay anticonceptivos y donde también se legitima el abuso sexual. Para Nicolás Maduro, el tema no está en la agenda, no es prioridad”, afirmó Faddoul.

Fuente: Excélsior

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *