Australia da comienzo a su campaña de vacunación anticovid

El primer ministro australiano, Scott Morrison, recibió este domingo la primera dosis de una vacuna contra covid-19, y calificó el inicio del programa de vacunación de la nación como un “paso masivo” que le permitirá volver a la normalidad.

Se espera que hasta 4 millones de australianos sean inoculados para marzo, y Morrison entre un pequeño grupo recibirá la primera ronda de la vacuna Pfizer/BioNTech.

Este es el comienzo de un gran cambio en el juego”, dijo Morrison a los periodistas momentos después de recibir una inyección en un centro médico en Sidney.

Cada día que pasa desde aquí se vuelve más normal. Y eso es lo que nos emociona hoy”, comentó.

El Gabinete Nacional intergubernamental revisará cómo su programa de vacunación de cinco etapas cambiará la forma en que el país gestiona el riesgo de transmisión del coronavirus en el futuro, incluso en sus fronteras estatales e internacionales.

Los estados australianos han introducido algunas de las restricciones de movilidad comunitaria más estrictas del mundo para gestionar la propagación del virus, incluidos cierres intermitentes de ciudades, toques de queda y cierres de fronteras.

Al informar un segundo día consecutivo sin transmisión de coronavirus en la comunidad, la nación ha tenido poco menos de 29 mil infecciones y 909 muertes desde marzo, ubicándose entre los 10 primeros en un índice de desempeño de covid-19.

Morrison dijo que la vacuna aborda su “mayor temor” como primer ministro: “una enfermedad grave y el tipo de muertes generalizadas que vimos en el extranjero”.

GRUPOS PRIORITARIOS

Un pequeño número de australianos mayores en el Castle Hill Medical Center en el oeste de Sidney, el personal de atención de ancianos y las enfermeras y trabajadores de primera línea también se encontraban entre los primeros en inyectarse, dijeron las autoridades.

A partir del lunes por la mañana, comenzará una implementación más amplia de la “fase 1-A” entre el personal de atención de ancianos y discapacitados, y los trabajadores de cuarentena y protección fronteriza en los centros de vacunación de todo el país.

Seguirán las vacunas de la “Fase 1-B” de las personas inmunodeprimidas y de las personas mayores de 70 años, así como de los australianos indígenas mayores de 55 años y los trabajadores de los servicios de emergencia.

La gran mayoría de la población recibirá la vacuna AstraZeneca, que se puede producir localmente, a finales de octubre.

El sábado, miles de personas asistieron a manifestaciones contra las vacunas en las principales ciudades australianas para protestar por lo que creían incorrectamente que eran vacunas obligatorias.

Fuente: Excélsior

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *