Joven es asesinada por su exnovio policía; lo habría denunciado 18 veces

Úrsula Bahilo, de tan solo 18 años de edad, vivía en un pueblo de Bueno Aires, Argentina, sin embargo, el pasado lunes fue asesinada a quince puñaladas por su exnovio, Matías Ezequiel Martínez, un policía de 25 años.

El crimen, el cual se ha sumado a la lista negra de feminicidios en Argentina, ha desatado una especial indignación de los hechos, pues la joven habría presentado 18 denuncias de violencia de género contra su asesino, las cuales siempre fueron menospreciadas por los compañeros de comisaría del criminal, quién además cargaba con un largo historial agresivo.

La misma noche del lunes, días del homicidio, la indignación se tradujo en incidentes en Rojas, lugar en donde ocurrieron los hechos, una localidad de 20.000 habitantes situada a 240 kilómetros de la capital argentina, en donde un grupo de vecinos quemaron coches, apedrearon la comisaría e intentaron asaltar.

Las manifestaciones de protesta pidiendo justicia para Úrsula también tuvieron lugar en Buenos Aires y en otras ciudades argentinas. El colectivo feminista Ni una Menos, pionero en la lucha contra la violencia de género en Latinoamérica ha convocado para el próximo miércoles una manifestación en Buenos Aires, que se prevé multitudinaria.

Martínez fue detenido en el mismo descampado donde apuñaló a la joven, junto a su cadáver, y fue trasladado a un hospital porque se había autolesionado con el cuchillo. Después de las 18 denuncias de Úrsula y sus padres, muchas de las cuales acabaron sin que los compañeros del agresor las tramitaran, la justicia impuso finalmente una orden de alejamiento a Martínez el 5 de febrero, lo que probablemente desató su ira asesina. La justicia había rechazado la petición de la chica de un botón de pánico.

“No aguanto más, casi me quebró la mano, no puedo mover la muñeca. Me quiero ir de acá. Tengo mucho miedo, me arrancó todos los pelos, me recargó a palos”. Este es solo una muestra de alguno de los mensajes que Úrsula le mandó a una amiga, explicándole las agresiones que sufría desde hacía siete meses, y cuya difusión en los medios argentinos ha aumentado, provocado que las redes sociales se llenaran de expresiones de rechazo contra la inacción de las autoridades ante los casos de violencia machista.

El hecho de que el asesino fuera un policía ha amplificado la indignación al generarse la sensación de que esa condición le protegía. De hecho, tras una de las 18 denuncias en comisaría, la Policía Bonaerense concedió a Martínez el año pasado una baja médica psiquiátrica, lo que le permitía seguir cobrando el sueldo.

El asesino tenía antecedentes de violencia de género en otras relaciones anteriores a Bahillo, incluida una denuncia por violación a una menor discapacitada por lo cual un juez extendió una orden de detención que nunca fue ejecutada.

“Úrsula tenía 18 años. Estuvo de novia con Matías Martínez, policía bonaerense, con antecedentes. Un violento que la golpeó y la amenazó de muerte hasta que la mató. Úrsula y su mamá lo habían denunciado. Estaba con “carpeta psiquiátrica” por las reiteradas denuncias contra él por violencia de género”, dice el comunicado de Ni una Menos, convocando la manifestación de la próxima semana.

Por: Multimedios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *