La ONU no encuentra pruebas sobre origen de Covid-19 en China

La misión de expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que viajó a China no encontró pruebas contundentes sobre el origen de la pandemia que ha dejado más de 2 millones 332 mil muertos en el mundo, con más 106 millones de contagios y, aunque consideró altamente improbable que el virus se haya fugado de un laboratorio de Wuhan, no logró identificar al animal que pudo transmitirlo al hombre.

“Los hallazgos sugieren que la hipótesis que apoya la fuga en el laboratorio del Instituto de Virología de Wuhan (WIV) resulta altamente improbable para explicar la introducción del virus en la población humana”, afirmó el profesor Peter Ben Embarak, jefe de la delegación de la OMS y líder de la investigación.

Una transmisión del coronavirus de un animal a otro y después al hombre es la hipótesis “más probable”, dijo en rueda de prensa Ben Embarek. La evidencia sugiere que emergió naturalmente en murciélagos y Embarek afirmó que quizás pasó a los humanos a través de un intermediario como el pangolín o la rata de bambú, pero aún se necesitan “investigaciones más específicas” y añadió que “la búsqueda de la posible ruta de introducción a través de diferentes especies animales y el reservorio específico , es todavía una investigación en proceso”.

El experto apuntó también a una posible transmisión “a través del comercio de productos congelados”. “Sería interesante examinar si un animal salvaje congelado que fue infectado podría haber sido el vector potencial”, aseguró.

La transmisión a partir de un animal es probable, pero “no ha sido aún identificado”, dijo por su parte Liang Wannian, jefe del equipo de científicos chinos que trabajaron junto a los de la OMS en Wuhan, donde se registraron los primeros casos en el mercado de Huanan en diciembre de 2019.

La misión de la OMS tuvo dificultades para concretarse, ya que China era reticente a dejar entrar al país especialistas mundiales de diferentes disciplinas como la epidemiología pero también la zoología. La OMS ya ha advertido que habrá que armarse de paciencia para encontrar respuestas.

Estados Unidos espera poder analizar los datos de esa investigación, afirmó la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki.

Psaki dijo a los periodistas que el gobierno no participó en la “planificación e implementación” de la investigación y quiere realizar una revisión independiente de sus hallazgos y datos subyacentes.

En Israel se comenzó a vacunar a indocumentados y solicitantes de asilo. Ayer decenas de ellos hicieron fila para recibir su primera dosis de la vacuna contra el coronavirus, como parte de una iniciativa de la ciudad para inmunizar a los residentes extranjeros.

Irán, el país de Medio Oriente más afectado por la pandemia, comenzó ayer su campaña de vacunación con el fármaco ruso Sputnik V.

El presidente brasileño Jair Bolsonaro volvió a criticar las medidas de aislamiento para contener la pandemia. “¿Hasta cuando van a seguir con esa política de aislar? Si no funcionó antes , ¿por qué va a funcionar ahora?”, dijo el mandatario en una entrevista con la cadena de televisión local Band, mientras Brasil confirmó 23 mil 439 nuevos casos de Covid-19, que se suman al total de 9 millones 524 mil casos acumulados y cuando el país suma 232 mil 170 fallecidos por la pandemia.

En Chile, la policía informó del robo de 40 unidades de vacunas en un centro de salud mientras que Perú comenzó a vacunar a su personal sanitario con sus primeras 300 mil dosis de la vacuna Sinopharm.

Todo el que llegue a Canadá a partir de la próxima semana tendrá que mostrar una prueba negativa de Covid-19 para poder entrar al país, anunció ayer el primer ministro Justin Trudeau.

Reino Unido podría castigar hasta con 10 años de cárcel a quienes oculten haber estado en alguno de los 30 países considerados como de riesgo por las autoridades británicas, al tiempo que España rebasó los 3 millones de casos y Francia registró más de 80 mil muertos.

La canciller alemana, Angela Merkel, quiere mantener las restricciones para frenar la propagación del coronavirus hasta al menos el 1° de marzo.

La budesonida, un tratamiento para el asma de uso común podría reducir la necesidad de hospitalizar a los pacientes infectados con el virus si el medicamento se administra en los siete días siguientes a la aparición de los síntomas, dijeron investigadores británicos.

La budesonida, vendida bajo la marca Pulmicort por AstraZeneca Plc y usada también para el tratamiento del pulmón del fumador, redujo el tiempo necesario para que los pacientes se recuperaran del Covid-19 también cuando se administró con inhalador, dijo la Universidad de Oxford.

A medida que se extienden nuevas variantes más transmisibles del coronavirus, los expertos indican que es momento para usar mascarillas de tipo médico o llevar tapabocas de tela y quirúrgicas al mismo tiempo.

Fuente: La Jornada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *