Pide OMS más medidas para frenar expansión de variante británica de coronavirus en Europa

La Oficina Regional para Europa de la Organización Mundial de la Salud (OMS) expresó su preocupación por la propagación de la variante británica en el continente y solicitó a los países redoblar los esfuerzos y las medidas adoptadas para frenar su expansión.

El organismo aseguró que la nueva cepa se propaga más rápido entre las personas, independientemente del grupo de edad. En concreto, ya se ha extendido a 30 países de Europa.

En España, según informó el jueves el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, ya se han notificado 449 casos de esta variante y otros 55 están pendiente de secuenciación.

Además, se espera que a finales de febrero o principios de marzo la variante británica represente en España el 50% de los casos de contagio, aunque se cree que en determinados territorios se puede llegar a alcanzar este porcentaje en las próximas semanas.FOTO DE ARCHIVO: Viajeros con máscaras protectoras esperan en una plataforma en la estación de tren de Atocha en Madrid, España, 5 de octubre de 2020. REUTERS / Sergio PérezFOTO DE ARCHIVO: Viajeros con máscaras protectoras esperan en una plataforma en la estación de tren de Atocha en Madrid, España, 5 de octubre de 2020. REUTERS / Sergio Pérez

“Si no redoblamos las medidas para frenar su propagación, habrá un mayor impacto en los servicios sanitarios que ya de por sí están presionados”, dijo Richard Pebody, director de la respuesta de vigilancia y epidemiología de la enfermedad de COVID-19 en la OMS/Europa.

Desde el comienzo de la pandemia, la OMS ha estado monitoreando y evaluando de manera rutinaria si las variantes del coronavirus provocan cambios en la transmisibilidad, la presentación clínica o la gravedad, o si tienen un impacto en los diagnósticos, tratamientos y vacunas.

Las variantes son un fenómeno común y no son peligrosas en sí mismas, pero pueden serlo si cambian el comportamiento del virus; por lo tanto, debemos monitorear estos desarrollos de cerca. Estamos trabajando con expertos de todo el mundo para monitorear e identificar qué variantes son motivo de preocupación y cómo podrían afectar a nuestra respuesta”, señaló Pebody.

El director sostiene que actualmente no hay evidencia de que las vacunas disponibles sean menos efectivas para prevenir esta variante, aunque ya se están realizando investigaciones epidemiológicas y virológicas en los países afectados para evaluar más a fondo la transmisibilidad, gravedad, el riesgo de reinfección y la respuesta de anticuerpos.Trabajadora de la salud recibe segunda dosis de vacuna COVID-19 de Pfizer-BioNTech, Madrid, España, 4 febrero 2021.
REUTERS/Sergio PérezTrabajadora de la salud recibe segunda dosis de vacuna COVID-19 de Pfizer-BioNTech, Madrid, España, 4 febrero 2021. REUTERS/Sergio Pérez

De hecho, se espera que la circulación continua del virus resulte en la detección de más mutaciones con el tiempo. “Una mayor transmisibilidad no significa que una variante transmita de manera diferente, sino que la variante simplemente se propaga mejor. Esto es motivo de preocupación, ya que a medida que más personas se infectan con coronavirus, más personas serán hospitalizadas. Si esto hace que nuestros sistemas de atención médica se abrumen y sean menos capaces de hacer frente, más personas podrían correr el riesgo de morir a causa del virus”, manifestó la directora del equipo de respuesta al COVID-19 en OMS/Europa, Catherine Smallwood.

Por todo ello, la OMS destacó la necesidad de que los países aumenten la secuenciación de los casos de coronavirus y redoblen las medidas sociales y de salud pública que han demostrado que “funcionan” como, por ejemplo, la realización de pruebas, el aislamiento de los casos, el rastreo de contactos y su cuarentena, y el tratamiento de los mismos.

“Todos somos parte de este esfuerzo y las personas deberán tener mucho cuidado y continuar con las medidas de protección como la higiene de manos, el distanciamiento físico y el uso de una máscara cuando sea necesario. No olvidemos que la COVID-19 ya es una enfermedad grave y se debe hacer todo lo posible para controlar su propagación”, indicó Smallwood.

(Con información de Europa Press)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *