Pence responde a Pelosi que no invocará Enmienda 25; se sentaría un precedente terrible, asegura

Mike Pence, vicepresidente de Estados Unidos, planteó esta noche que no destituirá al Presidente Donald Trump de su cargo, poco antes de que la Cámara de Representantes le solicite a él y al Gabinete para invocar la Enmienda 25.

La cámara controlada por los demócratas votará este mismo martes por la noche para pedir al Poder Ejecutivo que expulse a Trump de la Casa Blanca, después de que, afirman, ayudó a fomentar el ataque mortal de la semana pasada contra el Capitolio.

Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes y representante demócrata por California, había presionado a Pence sobre si destituiría al Presidente Trump. Pelosi dijo que si el vicepresidente no actuaba, la cámara votaría el miércoles para convertir a Trump en el primer Presidente en la historia de Estados Unidos acusado dos veces.

Esta noche, sin embargo, Pence se ha negado a destituir a Trump desde el Gabinete. “No creo que ese curso de acción sea en el mejor interés de nuestra Nación o sea consistente con nuestra Constitución”, escribió Pence sobre la Enmienda 25 en una carta a Pelosi. En ninguno de los párrafos mencionó el nombre de Trump.

Pence argumentó que usar el proceso ahora “sentaría un precedente terrible” porque la enmienda, tal como está escrita, se aplica a los casos de incapacidad o discapacidad presidencial.

Pence planteó en la misiva que “la energía de nuestra administración está dirigida a asegurar una transición ordenada” a la administración de Joe Biden, Presidente electo de EU, y quien tomará protesta como Presidente de es Nación el próximo 20 de enero.

Bajo la Sección Cuatro de esa enmienda, el vicepresidente y la mayoría del Gabinete pueden declarar al presidente inhabilitado para dirigir el país.

Si el mandatario se opusiera a ello y no hubiera acuerdo, el Congreso dirimiría las diferencias.

“La semana pasada, no cedí a la presión para ejercer más allá de mi autoridad constitucional para determinar el resultado de las elecciones y ahora no cederé a los esfuerzos de la Cámara de Representantes para jugar juegos políticos en un momento tan serio en la vida de nuestra nación”, puntualizó Pence.

El vicepresidente hizo así una tácita alusión a las presiones de Trump para que se arrogara unos poderes que no le correspondían bajo la Constitución e interfiriera la sesión de ambas cámaras del Congreso convocada para ratificar la victoria de Joe Biden en los comicios de noviembre pasado.

Pence advirtió que usar esa enmienda, creada tras el asesinato del presidente John F. Kennedy en 1963 y en medio de la Guerra Fría para proteger al Gobierno en supuestos como enfermedad repentina del mandatario, “sentaría un terrible precedente”.

“Le insto a usted y todos los miembros del Congreso a evitar acciones que dividirían e inflamarían aún más las pasiones del momento”, agregó el segundo a bordo de la Casa Blanca, e invitó a la líder de la Cámara Baja a trabajar juntos “para bajar la temperatura y unir a nuestro país” mientras se preparan para la posesión de Biden.

“Les prometo que continuaré haciendo mi parte para trabajar de buena fe con la Administración entrante para asegurar una transición ordenada del poder”, concluyó.

-Con información de EFE.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *