Legisladores investigarán la actuación de la policía tras el asalto al Capitolio

Legisladores estadounidenses prometieron investigar la forma en la que la policía del Capitolio manejó el violento asalto del miércoles al edificio, cuestionando si la falta de preparación permitió que la turba ocupase y causase destrozos en el inmueble.

La policía del Capitolio de Estados Unidos, que tiene la tarea de proteger el Congreso, pidió ayuda a otras fuerzas de seguridad ante la irrupción de los manifestantes que obligó a los legisladores a esconderse. Tanto las autoridades como los seguidores del presidente Donald Trump usaron irritantes químicos durante la ocupación del complejo, que duró varias horas antes de que fuese desalojado el miércoles en la noche.

Cuatro personas fallecieronuna mujer baleada en el interior de Capitolio y otros tres por “emergencias médicas” relacionadas con el incidente, explicó Robert Contee, jefe del Departamento de la Policía Metropolitana de Washington.

Según la policía, hasta el miércoles en la noche había 52 detenidos, incluyendo 26 que fueron arrestados en los terrenos del Capitolio. Catorce agentes resultaron heridos, dijo Contee.

Un motivo de las críticas a la policía es que de las cientos de personas que ingresaron al edificio, muy pocas fueron detenidas. Incluso cuando la policía finalmente logró desalojar el edificio, dejaron salir a los ocupantes libremente. Es probable que el motivo de las no detenciones esté relacionado con el hecho de que los policías seguían siendo minoría, y es plausible que el material fotográfico y de vídeo que circula en estas horas se utilice posteriormente para localizar a los responsables.

El asalto “plantea serias preocupaciones de seguridad”, dijo la representante demócrata de California Zoe Lofgren, presidenta del Comité de Administración de la Cámara de Representantes, añadiendo que el comité trabajará con los líderes de las dos cámaras para revisar la respuesta policial, y su preparación.Oficiales afectados por gas pimienta usado por los manifestantes pro Trump (REUTERS/Shannon Stapleton)Oficiales afectados por gas pimienta usado por los manifestantes pro Trump (REUTERS/Shannon Stapleton)

El incidente obligó a los diputados a agacharse bajo sus escaños y a ponerse máscaras antigás, mientras la policía trató inútilmente de colocar barricadas en el edificio cuando la gente comenzó a avanzar desde un mitin de apoyo a Trump celebrado cerca de la Casa Blanca. La alcaldesa de Washington decretó un toque de queda nocturno en un intento por frenar la violencia.

Val Demings, representante demócrata de Florida y exjefa de policía, dijo que era “dolorosamente obvio” que la policía del Capitolio “no estaba preparada para hoy. Pensaba que habríamos tenido una mayor demostración de fuerza, que se habrían tomado más medidas desde el principio para asegurarnos de que hubiese una zona designada para los manifestantes a una distancia segura del Capitolio”.REUTERS/Shannon StapletonREUTERS/Shannon Stapleton

En una entrevista con la televisora MSNBC el miércoles en la noche, Demings dijo que parecía que la policía no tenía suficientes efectivos, añadiendo que “no parecía que tuviesen un plan operativo claro para abordar realmente” a los miles de manifestantes que llegaron al Capitolio tras las quejas de Trump sobre una “elección amañada”.

Varios videos compartidos en las redes sociales mostraron los diversos puntos desde los cuales los partidarios de Trump rompieron las barreras policiales que rodeaban el edificio. En la mayoría de ellos, se ve a unos pocos oficiales (de cuatro a cinco) vestidos con el uniforme común y no con equipo antidisturbios, protegidos solo por barreras semimóviles comunes, mientras se enfrentaban a una multitud bastante agresiva de docenas de personas, y tal vez de más. En otras zonas la policía era más numerosa y mejor equipada, pero al final los atacantes lograron entrar, o los oficiales, abrumados, cedieron.

Los inconformes fueron incitados por Trump, quien pasó las últimas semanas atacando falsamente la integridad de los comicios presidenciales e instando a sus partidarios a acudir a Washington para protestar contra la certificación en el Congreso de la victoria del presidente electo, Joe Biden. Los manifestantes interrumpieron este proceso durante casi siete horas.

La turba rompió ventanas, entró a los hemiciclos del Senado y la Cámara de Representantes y a oficinas de legisladores, incluyendo la de la presidenta de la Cámara, la demócrata Nancy Pelosi."No vamos a retroceder". Una nota dejada en la oficina de la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, por un partidario de Trump durante el asalto al Capitolio (Foto de SAUL LOEB / AFP)“No vamos a retroceder”. Una nota dejada en la oficina de la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, por un partidario de Trump durante el asalto al Capitolio (Foto de SAUL LOEB / AFP)

Hay “muchas pregunta sin respuesta y estoy decidida a obtener respuestas a todas las preguntas sobre lo que salió mal hoy”, afirmó Demings.

Una vocera policial no puedo ser contactada de inmediato para realizar comentarios el miércoles en la noche.

Karen Bass, representante demócrata de California, se mostró indignada tras ver en redes sociales a un agente de la policía del Capitolio posando para una foto con un asaltante. “¿Se tomarían una selfie con alguien que está robando un banco?”, preguntó. “No puedo imaginar si un par de miles de manifestantes (del movimiento Black Lives Matters) hubiesen entrado al Capitolio, y que hubiese 13 personas detenidas”.

Por su parte, Tim Ryan, diputado demócrata de Ohio, sugirió que podría haber cambios en los mandos de la policía del Capitolio.

Fuente: Infobae

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *