El Brexit es definitivo: tras 48 años, Reino Unido deja de ser parte de la Unión Europea

Más de cuatro años después de que el país votara a favor del Brexit, el Reino Unido completó su divorcio de la Unión Europea (UE), dejando el mercado único y el régimen aduanero del bloque, del cual formaba parte desde hace 48 años.

El final del período de transición ocurrió a las 23:00 horas (tiempo local) de este jueves en Londres. Ahora la Gran Bretaña entra en un nuevo camino por sí sola, libre de las leyes de la UE, capaz de lograr acuerdos comerciales con otros países de todo el mundo y con la capacidad de remodelar su economía en casa.

“Este es un momento increíble para este país”, manifestó el primer ministro Boris Johnson en su mensaje de Año Nuevo. “Tenemos nuestra libertad en nuestras manos y depende de nosotros aprovecharla al máximo”.

Sin embargo, se desconoce mucho sobre cómo será el futuro del país después de las cinco décadas de la Gran Bretaña en el bloque.

Johnson quiere hacer del Reino Unido “una superpotencia científica”, logrando desarrollos pioneros en biociencias, inteligencia artificial y tecnología de baterías y energía eólica para crear millones de empleos altamente calificados de cara al futuro.

Elecciones de Johnson

Pero, ¿exactamente cómo elegirá el Reino Unido utilizar su independencia recién lograda de la UE, dada la amenaza de aranceles del bloque si Gran Bretaña distorsiona las condiciones justas para las empresas? ¿Londres o Bruselas buscarán reescribir los términos del acuerdo comercial, como el acuerdo lo permite explícitamente?

¿Podrá el gobierno de Johnson asegurar un acuerdo vital sobre servicios financieros, una parte clave de la economía británica? ¿O la lucha contra la pandemia, y la devastación que está trayendo a las empresas y los empleos, arruinará los intentos de su administración de reformar la economía después del Brexit?

En el plazo inmediato, abundan los desafíos prácticos. El gobierno de Johnson está preparado para una interrupción en la frontera entre el Reino Unido y la UE en enero debido a que las empresas no están preparadas para cumplir con la nueva burocracia.

Los funcionarios temen que los camiones que hacen cola se atasquen por millas si las empresas no tienen los formularios correctos, creando un caos que podría interrumpir los suministros vitales de alimentos, productos químicos y medicamentos.

Un nuevo acuerdo comercial rige ahora el comercio entre Gran Bretaña y la UE, evitando aranceles y cuotas sobre bienes, pero agregando burocracia adicional para las empresas y limitando significativamente la capacidad de las empresas para ofrecer servicios en todo el bloque.

Sin embargo, para Johnson, abandonar las estructuras de la UE es una victoria para la soberanía británica, y la oportunidad de “recuperar el control” de la legislación fue siempre su principal argumento a favor del Brexit.

¿Se acabó la confusión?

El primer ministro también ha argumentado que la finalización del divorcio de la UE resolverá la cuestión de Europa que ha dominado la política británica. Desde entonces, la votación para irse hace cuatro años ha sumido al gobierno y los mercados financieros en repetidos episodios de agitación, ha obligado a salir a dos primeros ministros y ha fracturado la relación del Reino Unido con sus vecinos más cercanos.

Incluso si se resuelve la cuestión de la pertenencia a la UE, todavía hay mucho espacio para discutir sobre qué tan cerca o distante debería estar el Reino Unido de su mayor socio comercial. En los próximos meses, el gobierno de Johnson tiene una emergencia más urgente: competir para implementar vacunas lo suficientemente rápido como para hacer retroceder la propagación del coronavirus.

“Sabemos que tenemos una dura lucha por delante durante semanas y meses, porque enfrentamos una nueva variante de la enfermedad que requiere una nueva vigilancia”, reconoció Johnson. “Pero cuando salga el sol mañana en 2021, tenemos la certeza de esas vacunas, pioneras en un Reino Unido que también es libre de hacer las cosas de manera diferente, y si es necesario mejor, que nuestros amigos en la UE”.

Fuente: El Financiero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *