Familia de Marisela entregará demandas al Estado ante impunidad en el caso

Noticias de Chihuahua.-

El próximo 16 de diciembre, la familia de Marisela Escobedo entregará un documento con varias demandas a las autoridades estatales y federales, con el cual buscan se resuelva la investigación por el asesinato de la activista cometido hace 10 años.

Carlos Spector, abogado de la familia en Estados Unidos, precisó que esta exigencia se realizará también por la familia de Marisela en el consulado de aquel país, en el que permanecen luego de solicitar asilo político como protección.

El abogado precisó que el caso de Marisela Escobedo y su familia se ha replicado históricamente en México, ya que se trata de crímenes autorizados por el Estado, entendiéndose este en sus distintos niveles de gobierno, desde el municipal hasta el federal.

Ruth Fierro del Centro de Derechos Humanos de las Mujeres (Cedehm) consideró que otorgar justicia por el asesinato de Marisela Escobedo, significará sentar un precedente en la resolución de casos similares y la actuación de las autoridades en estos.

Actualmente existe en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), una denuncia en contra del Estado Mexicano por este caso, la cual fue notificada al Estado Mexicano al cual se le darán tres meses para remitir sus observaciones y conocer si el organismo internacional de derechos humanos admite el caso para iniciar con el proceso que encontraría responsable al Estado por el asesinato de la activista y su hija Rubí Fraire.

La denuncia fue presentada en junio de 2019 por la familia de Marisela Escobedo y organizaciones acompañantes, como el Centro de Derechos Humanos de las Mujeres, el Centro por la Justicia y el Derecho Internacional y la organización Mexicanos en el Exilio.

Para las representantes, el inicio del trámite en la CIDH es un avance en un largo camino por la justicia y representa un compromiso con su familia y con su lucha, pero también una vía para exigir al Estado que reconozca su responsabilidad en las graves violaciones de derechos humanos que se han cometido.

“El pronto traslado de la petición por parte de la Comisión muestra que este caso es prioritario y emblemático de las deudas del Estado mexicano en materia de derechos de las mujeres. No sólo porque refleja la continua impunidad persistente en los casos de feminicidio, sino también por la falta de garantías de protección de las familias de las víctimas que buscan justicia, quienes se convierten en defensoras de derechos humano enfrentando un sistema corrupto y cruelmente articulado con poderes fácticos”, puntualizó Vanessa Coria, coordinadora jurídica de CEJIL.

Las organizaciones esperan que, tras la respuesta del Estado, la CIDH decida admitir el caso y que posteriormente encuentre responsable internacionalmente a México por la violación de los derechos humanos de Rubí Fraire, Marisela Escobedo y su familia. Con ello, esperamos que la caminata por el fin de la impunidad, que emprendió Marisela en 2010 continúe avanzando hasta alcanzar justicia.

Los hechos del caso

Rubí Fraire, de 16 años, desapareció a fines de agosto de 2008. Ante la falta de avances en la investigación, su madre, Marisela Escobedo, dejó todo para convertirse en investigadora y defensora de derechos humanos. A partir de los antecedentes que recabó de manera independiente, se determinó que Rubí fue asesinada por su pareja sentimental, Sergio Rafael Barraza Bocanegra, quien por entonces ya había huido de Chihuahua.
Gracias a los esfuerzos de Maricela se logró capturar a Barraza, sin embargo, el proceso judicial terminó absolviéndolo. Posteriormente, en la Sala de Casación se logró una sentencia condenatoria, pero Sergio había vuelto a escapar. Fue entonces cuando Marisela comenzó una lucha incansable para exigir la aprehensión del asesino de su hija y emprendió una serie de acciones para conseguirla. La lucha de Marisela atrajo la atención del país sobre las deficiencias del sistema de justicia mexicano y sobre la violencia contra las mujeres en el país.
El 16 de diciembre de 2010, mientras demandaba el esclarecimiento del feminicidio de Rubí, Marisela fue asesinada frente al Palacio de Gobierno de Chihuahua, y en presencia de sus familiares.
Tras el crimen, las amenazas que recibía Marisela se extendieron a su familia: su cuñado Manuel Monge fue asesinado y su familia nuclear tuvo que huir de México para solicitar asilo político, problemática que tampoco ha sido atendida por parte del Estado mexicano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *