Lo que implica la gran sorpresa final del episodio 1×08 de ‘The Walking Dead: World Beyond’

Pese a que The Walking Dead: World Beyond (Scott M. Gimple y Matthew Negrete, desde 2020) suele renquear en su narrativa, sí se está utilizando bien para dejarnos pistas someras sobre aquello que une a las tres series ambientadas en el mismo apocalipsis zombi: la República Cívica Militar, que se ha metido de lleno en ella después de que asomara un pelín en The Walking Dead (Frank Darabont y Angela Kang, desde 2010) y un poco más en Fear the Walking Dead (Robert Kirkman y Daver Erickson, desde 2015). Y ha repetido jugada al final de “The Sky Is a Graveyard” (1×08).

En la última escena de este episodio, al que puede considerarse el mejor de esta ficción televisiva hasta el momento, la teniente coronel Elizabeth Kublek (Julia Ormond) recibe a una persona cuya identidad supone una gran sorpresa para los espectadores: nada menos que Jennifer “Huck” Mallick (Annet Mahendru), la ex integrante de la Marina de Estados Unidos y miembro de la seguridad de la extinta Colonia Campus, masacrada en “Brave” (1×01) por la República Cívica Militar a excepción del pequeño grupo de Iris (Aliyah Royale) y Hope Bennett (Alexa Mansour), que se marcharon poco antes del suceso.

the walking dead: world beyond 1x08 the sky is a graveyard sorpresa final
AMC

Elisabeth Kublek le dice al teniente Frank Newton (Robert Palmer Watkins) que no hay una manera más sencilla de traer hasta allí a, suponemos, Iris y Hope, y le pregunta a Huck si “el activo” se encuentra bien. Y, seguidamente, le entrega un reloj “de papá”. Todo ello implica unas cuantas cosas muy relevantes. La primera, por supuesto, que Huck es pariente de Kublek, quizá su hija, que se unió a los Marines para seguir el ejemplo de sus familiares y que ha maniobrado de forma subrepticia a las órdenes de la República Cívica Militar para conseguir que las dos hermanas Bennett se dirijan a su base.

Esto sirve de explicación a los comentarios de la teniente coronel al final de “Brave” como si le satisfaciese su marcha y su supervivencia a la aniquilación de la Colonia Campus. Y, si lo que responde la doctora Lyla Bellshaw (Natalie Gold) a la misma Elisabeth Kublek en la escena poscréditos de “Shadow Puppets” (1×06) sugiere una posición hostil de su colega, el doctor Leopold Bennett (Joe Holt), tal vez deseen utilizar a sus hijas, Iris y Hope, para que el bioquímico y experto en genética cumpla con alguna tarea de los experimentos inmorales que están realizando sobre la infección zombi.

the walking dead: world beyond 1x08 the sky is a graveyard sorpresa final
AMC

Es decir, amenazar al doctor con hacerles daño y obligarle a que prosiga con su labor para la República Cívica Militar. Sin embargo, Elisabeth Kublek habla de “el activo” en su conversación con Huck, en singular, y nos cuestionamos si es una manera de referirse a las dos hermanas en conjunto como su objetivo o, en realidad, una de ellas resulta más importante que la otra por algún asunto relacionado con los experimentos. Sea como fuere, tendrán que hilar fino en los próximos episodios para justificarnos por qué juzgan que el peligroso viaje de Iris y Hope es preferible a llevárselas por la fuerza.

En cuanto a Huck, el cierre de “The Sky Is a Graveyard” nos revela que finje que no conoce a Elisabeth Kublek en el primer tramo de “Brave”, y también nos aclara la razón de que nos hurten su experiencia durante su desaparición supuestamente exploratoria al final de “Madman Across the Water” (1×05) y que regrese tan pronto en “Truth or Dare” (1×07). Pero ya nos han ido anticipando lo que piensa sobre ocultar verdades dolorosas para no pasarle su carga a otros y, sí, de que la cuestión no es si una conducta específica se ve como buena o mala sino tener presente lo necesario para el bien común.

El artículo Lo que implica la gran sorpresa final del episodio 1×08 de ‘The Walking Dead: World Beyond’ se publicó en Hipertextual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *