Todos los huevos de pascua que hay en el duodécimo episodio de ‘The Mandalorian’

Trece huevos de pascua sobre el amplio universo narrativo de Star Wars podemos encontrar en el episodio “The Seige” (2×04) de The Mandalorian (Jon Favreau, desde 2019), recientemente lanzado en Disney Plus. Para empezar, los que ocupan lo que era la guarida de la herrera mandaloriana (Emily Swallow) en el planeta Nevarro y a los que Cara Dune (Gina Carano) les patea bien el culo son varios aqualish, una especie de dos o cuatro ojos (sin gafas) y oriunda de Ando a la que conocimos prontito, en la cantina de Mos Eisley durante Una nueva esperanza (George Lucas, 1977).

Por otro lado, el sospechoso alienígena que le coloca un rastreador a la nave Razor Crest es un mimbanés, a cuyos congéneres nos presentaron en Han Solo (Ron Howard, 2018), pero ya había aparecido en “The Marshal” (2×01). Y una clase de ser inteligente al que se introdujo en la misma película y al que sí vemos por primera vez en The Mandalorian es alguien semejante a Silvasu Fi, uno de los Jinetes de las Nubes o los Merodeadores de Enfys Nest, en el mercado que atraviesan Din Djarin (Pedro Pascal), Greef Karga (Carl Weathers) y Cara Dune para llevar a Baby Yoda a la escuela de Nevarro.

the mandalorian 2x04 the siege huevos de pascua
Disney Plus

Obviando el monumento a IG-11 por sacrificarse para sacudirles el yugo imperial en “Redemption” (1×08), el droide de protocolo a lo C-3PO se refiere en su lección a varias rutas comerciales, las de Corellia, un mundo mentado en Una nueva esperanza y ya previamente en The Mandalorian durante “The Gunslinger” (1×05) y donde nació Han Solo. Pero también la Vía Hydiana, que nos retrotrae a The Clone Wars (Lucas, 2008-2020) y la de los planetas Coruscant y Chandrila, salidos de El retorno del Jedi (Richard Marquand, 1983) y de la novela Consecuencias, de Chuck Wendig (2015).

Y la del Maelstrom Akkadés, la nebulosa en cuyo interior está el Corredor de Kessel, recorrido por Han Solo en doce pársecs, una proeza por la que presume en Una nueva esperanza y que contemplamos en su propio filme. Por otra parte, una de las niñas de la escuela lleva el peinado de Rey Skywalker (Daisy Ridley), compuesto de tres moños en línea recta. Y el mythrol azul (Horatio Sanz) dice que aún no puede ver nada por un ojo después de que Din Djarin le congelase en carbonita al comienzo del primer capítulo de The Mandalorian, un efecto secundario que también sufre Han Solo en El retorno del Jedi.

the mandalorian 2x04 the siege huevos de pascua
Disney Plus

El mismo mythrol posee un aerodelizador terrestre X-34 como el de Luke Skywalker (Mark Mamill) en Tatooine, según vimos en Una nueva esperanza. Pero el merodeador Trexler en el que Cara Dune, Greef Karga y el alienígena huyen de la base imperial es un vehículo nuevo. El cilindro de código que Greef Karga le quita a un oficial imperial estrangulado por Kara Dune ya se usó en “The Heiress” (2×03), y procede de Una nueva esperanza. Película de la que nos suena mucho la pequeña plataforma sobre el vacío a la que debe acceder el mythrol para manipular una pantalla, ya que Obi-Wan Kenobi (Alec Guinness) hizo lo propio para desactivar el rayo tractor en la Estrella de la Muerte.

Luego, en un mensaje holográfico para Moff Gideon (Giancarlo Esposito), el doctor Pershing (Omid Abtahi) afirma que “el conteo M” de Baby Yoda es anormalmente alto, y se refiere a los midiclorianos, microorganismos cuya cantidad en las células de alguien determina sus capacidades en el uso de la Fuerza, y de los que supimos en La amenaza fantasma (Lucas, 1999). Y, cuando los protagonistas entran en la sala con sujetos experimentales, escuchamos el tema musical del Líder Supremo Snoke (Andy Serkis), en una referencia a que se trataba de uno de los clones creados por el emperador Sheev Palpatine (Ian McDiarmid) según El ascenso de Skywalker (J. J. Abrams, 2019).

the mandalorian 2x04 the siege huevos de pascua
Disney Plus

El artículo Todos los huevos de pascua que hay en el duodécimo episodio de ‘The Mandalorian’ se publicó en Hipertextual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *