Kujtim Fejzulai, sospechoso del ataque en Viena, tenía una condena previa; fue liberado en diciembre de 2019

Un extremista islámico de 20 años de edad armado con un fusil automático y explosivos falsos atacó una calle de establecimientos nocturnos en Viena justo antes del toque de queda por coronavirus, hiriendo fatalmente a cuatro personas antes de ser abatido por la policía, informaron las autoridades austríacas el martes.

El sospechoso del atentado ocurrido el lunes por la noche fue identificado como un ciudadano de Austria y de Macedonia del Norte, con prontuario policial por haber tratado de incorporarse al grupo Estado Islámico en Siria.

Un video, que no ha sido confirmado, muestra al joven vestido todo de blanco disparando aleatoriamente mientras corría por la calle de la capital austríaca.

La policía allanó 18 propiedades y el apartamento del sospechoso, y detuvo a 14 personas vinculadas con él para interrogarlas, informó el Ministro del Interior Karl Nehammer.

Dos hombres y dos mujeres murieron a causa de las heridas sufridas en el ataque. Un policía que intentó obstruir al atacante fue herido junto con otras 21 personas, informaron autoridades.

“El ataque de ayer fue claramente un ataque terrorista islámico”, declaró el Canciller Sebastian Kurz. “Fue un ataque originado en el odio, el odio hacia nuestro estilo de vida, hacia nuestra democracia, donde todos tienen iguales derechos y dignidad”.

El atacante fue identificado como Kujtim Fejzulai. Fue sentenciado a 22 meses de cárcel en abril del 2019 por haber tratado de viajar a Siria para incorporarse al grupo Estado Islámico. Fue liberado en diciembre bajo las leyes de protección a jóvenes.

Nehammer declaró a la agencia de noticias APA que Fejzulai había colocado una foto en su cuenta de Instagram, antes del ataque, con las armas que iba a usar.

En otra conferencia de prensa, Nehammer informó que el individuo tenía chaleco explosivo falso, un Kalashnikov, un fusil automático, una pistola y un machete.

Las autoridades seguían intentando determinar si había más agresores prófugos, señaló el Ministro, que instó a la gente en Viena a quedarse en casa el martes si era posible y señaló que no hacía falta enviar a los niños a la escuela. Unos mil policías estaban de servicio en Viena el martes por la mañana.

La balacera comenzó poco después de las 8 de la noche (19:00 GMT) cerca de la principal sinagoga de Viena, mientras mucha gente disfrutaba de una última noche de bares y restaurantes abiertos antes de que comenzara la cuarentena del coronavirus a medianoche.

El agresor fue abatido a las 8:09, según el jefe de policía de Viena, Gerhard Puerstl.

“Somos víctimas de un despreciable ataque terrorista en la capital federal que sigue en marcha”, dijo Kurz.

Fuente: Sin Embargo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *