Reciclan una famosa ecuación para buscar extraterrestres para predecir los contagios por coronavirus

Hace apenas unos días, se daba a conocer el desarrollo de un curioso catálogo. En él, se encuentran las estrellas anfitrionas de planetas que podrían albergar civilizaciones extraterrestres bien situadas para encontrarnos. Pero sus autores no son los primeros astrónomos que realizan una hazaña similar. Durante años, muchos científicos han pensado que sería muy egoísta pensar que estamos solos en el universo. Entre estos históricos “buscadores de extraterrestres” se encontraba el radioastrónomo Frank Drake, famoso por desarrollar una fórmula dirigida a calcular la probabilidad de encontrar en un punto una civilización que pudiera comunicarse con nosotros a través de ondas de radio. No lo consiguió, pero ahora podría tener una utilidad muy diferente, ya que parece ser que también se puede aplicar esta ecuación para buscar extraterrestres para el coronavirus.

No tal cual, lógicamente. Pero, con los cambios pertinentes, un equipo de científicos de la Universidad Johns Hopkins la ha usado para medir la posibilidad de propagación del SARS-CoV-2 en diferentes situaciones.

¿Cómo se usa la ecuación para buscar extraterrestres para el coronavirus?

La mayor peculiaridad de la ecuación de Drake es que estaba compuesta por siete parámetros, todos ellos multiplicados entre sí. Concretamente, estos eran el número total de estrellas en la galaxia, la fracción de esas estrellas que tienen sistemas planetarios, el número de planetas apropiados para la vida en cada uno de esos sistemas, la fracción de los planetas donde se desarrolla vida, la fracción en la que se desarrolla la inteligencia, la fracción de planetas capaces de comunicarse mediante señales de radio y la fracción de tiempo de vida del planeta durante la cual vive la civilización. El resultado sería N o, lo que es lo mismo, el número de civilizaciones tecnológicamente avanzadas que debería haber en esa galaxia.

Ahora, estos científicos de la Universidad Johns Hopkins, cuyos resultados se publican en Physics of Fluids, han desarrollado una variación de la misma, en la que no intervienen siete, sino nueve coeficientes, divididos en tres bloques. El primero engloba las variables dependientes del hospedador, o persona infectada. Estas son el número de gotitas expulsadas por unidad de tiempo, la carga viral, la fracción de gotitas que pasan de la mascarilla del hospedador (si la lleva) y la fracción de gotitas que se aerosolizan. Esto último significa que se quedan suspendidas en el aire.

El segundo bloque incluye solo dos variables, relacionadas con el entorno. Estas son la cantidad de gotitas aerosolizadas que llegan gasta la persona susceptible o receptora y la fracción que contiene partículas virales viables. Finalmente, en el tercer bloque están aquellas variables relacionadas con la persona receptora. Se trata de la fracción de partículas virales que pueden ser inhaladas por ella, la fracción de los mismos que filtra la mascarilla, en caso de llevarla, y la tasa total de inhalación por unidad de tiempo. De este modo, se estima la probabilidad de transmisión en diferentes situaciones.

ecuación coronavirus
Marissa Lanterman / Universidad Johns Hopkins

No hay cifras exactas

Antes de usar la ecuación para buscar extraterrestres para el coronavirus, es importante tener en cuenta que no se sabe cuántas partículas se necesitan para causar una infección. Por eso, la fórmula es útil para comparar situaciones, más que para tener información concreta.

Y eso precisamente es lo que hacen en el estudio con varios escenarios. Por ejemplo, si tanto el hospedador como el receptor llevan mascarillas tipo FFP2 o KN95, el riesgo de transmisión se reduce 400 veces. Si se trata de mascarillas quirúrgicas solo lo hace 10 veces y, por último, si son de tela, 7 veces.

En el extremo contrario, están las situaciones que en vez de reducir las probabilidades las aumentan. Por ejemplo, si hay dos personas realizando ejercicio cerca, como podría ocurrir en un gimnasio. En esos casos, la respiración es más intensa. Por eso, la persona infectada exhalaría más partículas virales y la susceptible de enfermar las inhalaría en una concentración mayor. Concretamente, el riesgo aumentaría 200 veces.

De este modo, según explican los autores del estudio en un comunicado, esperan que la población sea más consciente de los factores que influyen en el contagio. Lo que está claro es que el uso de mascarillas y la distancia de seguridad son puntos clave para evitarlo. Viendo como nos va, si hay extraterrestres ahí fuera mirándonos posiblemente no les apetezca comunicarse ni pasarse a saludar. Por eso, no está mal reciclar la ecuación para aplicaciones más imperiosas.

El artículo Reciclan una famosa ecuación para buscar extraterrestres para predecir los contagios por coronavirus se publicó en Hipertextual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *