El gobernador de Pensilvania anuncia el despliegue de la Guardia Nacional del estado en Filadelfia en medio de protestas

El gobernador de Pensilvania, Tom Wolf, ha ordenado este martes el despliegue de la Guardia Nacional del estado en Filadelfia, tras una noche de disturbios que dejaron 30 policías heridos y varios negocios destrozados en la ciudad.

El portavoz de la Guardia Nacional, el teniente coronel Keith Hickox, ha anunciado en un comunicado la movilización de “varios cientos de miembros” para apoyar a la Oficina de Manejo de Emergencias de Filadelfia y ayudar a las agencias locales “a proteger la vida, la propiedad y el derecho a reunirse pacíficamente y protestar”.

“Podemos realizar operaciones en apoyo de las autoridades civiles con el objetivo de mejorar la capacidad de las fuerzas del orden locales, para proporcionar seguridad pública continua y seguridad de la infraestructura crítica”, detalló el vocero.

La muerte de Walter Wallace Jr.

La nueva ola de disturbios estalló después de que la Policía disparara y matara a Walter Wallace Jr., un hombre afroamericano de 27 años, que, según los agentes, se les acercó con un cuchillo. El video del suceso muestra al joven caminando rápidamente hacia dos oficiales mientras una mujer, identificada en los medios como su madre, intenta detenerlo.

A continuación los agentes gritan: “¡Baja el cuchillo!” y, posteriormente, le disparan varias veces. Inmediatamente, Wallace cae al suelo y permanece inmóvil. La mujer se acerca al cuerpo y lanza algo a los oficiales para mantenerlos lejos.

El sargento Eric Gripp afirmó a los medios que los agentes fueron llamados a una casa debido a la presencia de un hombre con un arma. Cuando llegaron al lugar, fueron recibidos por Wallace Jr., quien blandía un cuchillo. El joven ignoró las órdenes de los oficiales de soltar el arma y “continuó siguiéndolos alrededor de varios vehículos que estaban allí”, agregó.

Más disturbios

Horas después de la muerte de Walter Wallace Jr., varios activistas salieron a las calles para protestar de forma pacífica, pero la manifestación derivó rápidamente en disturbios y saqueos.

Las imágenes de los enfrentamientos difundidas por Internet muestran cómo se queman patrulleros policiales y se destruyen numerosas propiedades.

Los manifestantes también arrojaron ladrillos y piedras a los agentes, hiriendo a una treintena de ellos, mientras que una sargenta permanece hospitalizada con una pierna rota tras ser atropellada por una camioneta. Los oficiales arrestaron a 91 manifestantes.

Desde hace varios meses, EE.UU. ha registrado múltiples desmanes generados en las protestas provocadas por la muerte de George Floyd y otros afroamericanos a manos de la Policía. Las manifestaciones también han impulsado un amplio debate sobre la brutalidad policial y la justicia racial en el país.

Fuente: RT

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *