Pareja de mexicanos sufre ataque racista en EU: Queman su casa y el fuego los lesiona; exigen justicia

A casi dos meses de ser víctimas de un ataque racista que compromete su vida, los migrantes Jorge y Patsy García no han recibido apoyo de autoridades en México, Guanajuato o Guerrero, entidades de donde son originarios. La Secretaría del Migrante y Enlace Internacional de Guanajuato, Consulados Mexicanos y el senador panista Erandi Bermúdez ofrecieron ayuda, pero han desatendido el caso ignorando su delicada situación.

Sergio Aguirre, representante de la Secretaría del Migrante en Los Ángeles, se reunió con familiares el 23 de septiembre durante una kermesse de solidaridad: tomaron foto, la publicaron en redes sociales oficiales, pero no ha dado seguimiento a los problemas médicos y legales de la familia mexicana.

La pareja fue quemada en su domicilio en Stockton, California el 15 de agosto de 2020. Familiares y vecinos suyos califican el hecho como un “conflicto racial”. Actualmente se encuentran internados en un hospital especializado con quemaduras en más del 85 por ciento de su cuerpo.

Según la versión de la Oficina del Sheriff del Condado de San Joaquín (San Joaquin County Sheriff’s Office) el conflicto fue producto de un “incendio provocado por una pelea entre vecinos en torno a un problema de estacionamiento”. No obstante, Laura García, hermana de Jorge, ha dicho que no se quiere reconocer el ataque de racismo detrás del indicente.

Larry Galicinao de 35 años tocó a la puerta de los García y cuando Patsy abrió, el atacante le prendió fuego de pies a cabeza utilizando una antorcha y un galón de gasolina. En el instante, el recipiente con carburante explotó inflamando a Jorge, quien corrió para ayudar a Patsy. Las llamas alcanzaron al atacante mismo y al domicilio de la pareja mexicana.

Patsy, ardiendo, salió corriendo por el frente de la casa pegando alaridos de dolor y vecinos que escucharon los gritos la auxiliaron apagándole el fuego. Al mismo tiempo, Jorge, que había salido por la parte trasera de la casa, recordó que su hija de cinco años estaba en la bañera. Con el cuerpo abrasado y aún encendido entró por ella para rescatarla del incendio.

Los tres quemados cayeron desfallecidos: Jorge y Patsy con más de tres cuartas partes de su cuerpo quemadas y Larry Galicinao con el 65 por ciento. Este último, luego de atacar, había intentado huir hasta que se desplomó unas casas adelante.

Actualmente Galicinao enfrenta cargos por intento de homicidio. No obstante, de acuerdo con Laura García -hermana de Jorge-, la novia del atacante vive a unas casas de la familia mexicana y conocía perfectamente las intenciones de Larry, pues estuvo ahí en complicidad presenciando la catástrofe desde un automóvil.

“Lo que tenemos entendido es que esta mujer estaba con este individuo en el carro, media hora antes de que él los quemara. Ella sabía todo lo que iba a hacer, él ya traía el galón de gasolina cuando estaba con ella, todo. Y ella está libre. Yo por más que le dije al policía «mira, ella está implicada». -«No, pues la investigación está parada» y «la investigación está parada». Prácticamente están esperando a que uno de los tres hable. Y mientras, ella está libre también. Y yo que te diga, apoyo de alguna institución mexicana, no tenemos”, explica Laura García.

En diversos medios de comunicación estadounidenses los vecinos de la familia mexicana describen el suceso:

KCRA3 (02/septiembre/2020): “La cosa más horrorífica que he visto. No me importa qué haya sucedio, esto no se lo merece nadie”.

Univisión (04/septiembre/2020): “Al verla cómo estaba en llamas, yo la tengo en la mente porque yo fui el que la agarré. Yo miré cómo le escurría su piel”

ABC10 (04/septiembre/2020): “Le grité a mi madre: ‘¡Llama al 911! ¡Nuestros vecinos están en llamas!’ Literalmente, fueron envueltos en llamas”.

ORIGINARIOS DE PÉNJAMO Y ACAPULCO

Jorge y Patsy viven en Stockton desde hace más de dos años. Se mudaron desde Mission Viejo también a causa de un conflicto en medio de un funeral en el que Jorge casi pierde el ojo por un botellazo; había pedido a un hombre en estado de ebriedad que respetara el funeral, pero se molestó y arremetió contra él.

Jorge García llegó muy pequeño a Estados Unidos y lleva toda su vida como empleado en aquel país. Hasta hace dos meses, antes del ataque, trabajaba en la construcción y Patsy era mesera en un restaurante. Tienen una hija de 5 años que hoy vive con familiares esperando la recuperación de sus padres; las secuelas piscológicas que experimenta después del ataque son severas.

Patsy es originaria de Acapulco, Guerrero y Jorge de Pénjamo, Guanajuato. Toda la familia García es originaria de Pénjamo, según dijo Laura a POPLab. Ella inició una campaña para recaudar dinero y cubrir los gastos de hospital, doctores, medicamentos y abogados.

Fuente: Sin Embargo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *