Película francesa Mignonnes va a juicio en Texas por ‘sexualizar menores’

La polémica en torno a ‘Mignonnes’ (Cuties) continúa. La controvertida película dirigida por Maïmouna Doucouré y protagonizada por Fathia Youssouf Abdillahi se ha convertido en el blanco de las críticas por la sexualización de sus protagonistas, todas ellas menores de edad. El filme francés también ha causado indignación en Estados Unidos, concretamente en Tyler (Texas), donde el gran jurado ha presentado cargos contra Netflix por “exhibición lasciva” de niños.

Según Variety, el jurado ha formulado una acusación en virtud de una ley estatal que prohíbe “la exhibición lasciva de los genitales o el área pública de un niño sin ropa, parcialmente o completamente vestido”. Para ser ilegal, dicho material debe apelar “al interés lascivo en el sexo” y no tener “ningún valor literario, artístico, político o científico serio”.

En una declaración en su página de Facebook, el fiscal del distrito Lucas Babin dijo que, después de ver la película, “sabía que había una causa probable para creer que era un delito”. “Los legisladores de este estado creen que promover cierto material lascivo con niños tiene consecuencias destructivas. Si ese material se distribuye a gran escala, ¿no sería necesario perseguirlo incluso más?”, dijo en el comunicado.

Mignonnes relata la historia de una niña senegalesa de 11 años que se une a un grupo de baile en París. La película fue presentada en el festival de cine de Sundance en enero y generó controversia cuando se estrenó a principios de septiembre en Netflix. El filme incluye bailes sugerentes, lo que ha provocado una oleada de acusaciones de hipersexualización de menores.

CRÓNICA SOCIAL CONTRA LA SEXUALIZACIÓN DE LOS NIÑOS

Mignonnes es una crónica social contra la sexualización de los niños. Estas acusaciones no tienen fundamento y apoyamos la película”, ha respondido la plataforma de streaming ante las acusaciones.

La realizadora también defendió su trabajo.

Quería hacer una película con la esperanza de iniciar una conversación sobre la sexualización de los niños. La película ciertamente ha iniciado un debate, aunque no el que yo pretendía. Quería abrir los ojos de la gente respecto a lo que realmente está sucediendo en los colegios y en las redes sociales, obligándolos a enfrentarse a imágenes de chicas jóvenes maquilladas, vestidas y bailando sugerentemente”, reveló en un escrito en The Washington Post.

Fuente: Excélsior

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *