Así es el nuevo váter de 23 millones de dólares que tiene ahora la Estación Espacial Internacional

Este lunes por la mañana un nuevo váter, junto con instrumentos científicos, llegaba a la Estación Espacial Internacional (EEI) para que lo pruebe. El desarrollo de este váter, que tiene como objetivo misiones como volver a la Luna o pisar Marte por primera vez, ha costado 23 millones de dólares. Pero, ¿cómo es el nuevo váter de la estación espacial?

Y es que por mucho que se rieran de Howard Wolowitz en The Big Bang Theory, la realidad es que ir al baño en el espacio es una necesidad y mejorar las condiciones actuales (y probar ideas nuevas) siempre viene bien. Sobre todo pensando en misiones más largas, como el Programa Artemisa o la futura misión a Marte.

Este nuevo váter llegó a la EEI este lunes a primera hora de la mañana. No sabemos si ya está instalado, pero sí que se ha hecho pensando en las mujeres que visitan la estación espacial. Este es más cómodo que los anteriores y, además, con más privacidad. El váter pesa 45 kilos y mide 71 centímetros, además de estar dentro de un cubículo, como los baños públicos de la Tierra. Es, según apuntan desde la BBC “un 65% más pequeño y un 40% más liviano” que el anterior. Todo un logro de los ingenieros que han dedicado muchísimas horas a desarrollar este instrumento esencial para el ser humano.

Más cómodo para las mujeres

nuevo vater EEI
NASA

El váter, llamado técnicamente como Sistema universal de manejo de desechos (UWMS, por sus siglas en inglés), es un sistema de vacío que se ha diseñado con la intención de que sea más cómodo para las mujeres, cosa que no tenían en cuenta los modelos anteriores.

“Gran parte de nuestro proyecto fue optimizar el uso del inodoro para el equipo femenino”, comentó Melissa McKinley, gerente de Proyectos de la NASA, a CBS News.

Este nuevo modelo aspira los desechos del cuerpo humano de los astronautas en gravedad cero. Y se ha creado gracias a la ayuda de los astronautas y cosmonautas que han pasado por la EEI:

“La NASA pasó mucho tiempo trabajando con los miembros de la tripulación y haciendo evaluaciones para mejorar el uso del asiento del inodoro y el embudo de orina para que sea más cómodo de usar por parte de las tripulantes”, dijo.

Así se usa el baño en el espacio

Los váteres que van al espacio parecen más incómodos que los nuestros, pero cumplen con su función primordial: recoger las heces y la orina de los astronautas. Pero, ¿cómo lo hacen?

Gracias al sistema de vacío del nuevo váter los astronautas pueden depositar las heces en un asiento mientras que un embudo especial absorbe la orina. Además, se pueden usar a la vez. Para entenderlo del todo bien hay que pensar tanto en el embudo como en el asiento como aspiradores que tiran de los desechos, los almacenan y los reutilizan.

Sí, en la estación espacial todo se reusa. Incluso la orina o las heces. La orina, por ejemplo, se procesa adecuadamente para poder usarla como agua. Y es potable, así que los astronautas la usan para bebérsela.

El artículo Así es el nuevo váter de 23 millones de dólares que tiene ahora la Estación Espacial Internacional se publicó en Hipertextual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *