La última temporada de ‘Juego de Tronos’ no fue la única broma pesada de la serie

Para bien o para mal, la épica de Juego de Tronos ya acabó: la octava temporada cerró de manera debatible una de las historias con mayor impacto en la historia de la televisión. No obstante, todavía hay mucho que decir sobre lo que ocurría detrás de las cámaras, al parecer casi tan entretenido como lo que podíamos ver en televisión. Esta semana trascendió que David Benioff y D.B. Weiss jugaron una broma especialmente extraña al creador y estrella de la conocida serie It’s Always Sunny, Rob McElhenney, cuando se integró por unos cuantos meses al equipo de la producción de HBO.

Como ya fue noticia en su oportunidad, It’s Always Sunny y Juego de Tronos tuvieron una fructífera relación mutua: el productor hizo un cameo la serie de HBO, y también los creadores de GoT escribieron varios episodios para la comedia FXX. Pero además de las buenas relaciones creativas, también hubo bromas pesadas que incluyeron a ambos equipos de producción. Según el nuevo libro que contará todo lo que ocurrió detrás de las cámaras durante la filmación de Juego de Tronos titulado El fuego no puede matar a un dragón (vía EW), resulta que ambas franquicias están conectadas también por las bromas pesadas y el singular sentido del humor que comparten el grupo de estrellas.

Al parecer, mientras Benioff y Weiss buscaban directores para la séptima temporada de GoT, McElhenney les propuso contratar a su frecuente director de It’s Always Sunny, Matt Shakman, un talento poco conocido pero de enorme capacidad creativa que ya había brindado varios de los mejores capítulos de la conocida serie de comedia de FXX.

Los productores aceptaron y Shakman fue contratado para dirigir dos capítulo de temporada, incluida la película The Spoils of War. El director demostró ser una gran incorporación al equipo creativo de la serie HBO, y de hecho el canal se interesó por su trabajo para otros proyectos, en lo que parecía una asociación más que productiva para ambos canales. Pero en un alarde de humor negro, Weiss y Benioff decidieron bromear con McElhenney diciéndole todo lo contrario.

“Pensamos que sería divertido si le dijéramos a Rob que (las cosas) no estaban funcionando con Matt y que era un desastre total”, dijo Weiss. “Se sentiría muy culpable porque lo había recomendado. Íbamos y veníamos [por correo electrónico] lentamente, sin lanzarlo todo a la vez, haciendo preguntas inquietantes como ‘Entonces, cuando Matt está en el set, ¿cómo se comporta normalmente?’ Rob dijo: ‘¿Qué-qué-qué pasa? ! ‘Le dijimos que tendríamos que intervenir y hacernos cargo del episodio porque se convirtió en un desastre”.

Siempre según el venidero libro, Shakman dijo que McElhenney quedó “torturado” por la broma, y agregó: “Esa fue la broma pesada más oscura… Estaba tan preocupado por mí y me dijo: ¿Qué puedo hacer? ¿Con quién puedo hablar? Se prolongó durante demasiado tiempo”.

Weiss y Benioff al parecer son aficionados a las bromas pesadas, pero también a las colaboraciones entre equipos. En la reciente tercera temporada de Westworld, ambos productores aparecieron junto a Drogon en una una inesperada escena que hizo las delicias de los fanáticos de ambas producciones. Después trascendería que la idea había sido parte de una conversación informal entre Jonathan Nolan, Lisa Joy, Weiss y Benioff, que dio origen a una de las escenas más extrañas y memorables de la desigual temporada de la una de las series emblemáticas de HBO.

Juego de Tronos: un gran recorrido por Westeros

La pequeña anécdota es una de las tantas que incluirá el libro, que mostrará todo lo ocurrido durante una de las filmaciones más complejas de la televisión. Juego de Tronos se convirtió en uno de los programas más exitosos de la historia, sino también uno de los proyectos más complejos y costosos en que la televisión por cable se haya embarcado jamás. El volumen incluirá desde sus diseños de escenografía, gran parte de los elencos de extras y un recorrido por todos los restos que el equipo enfrentó temporada tras temporada.

Por cierto, que la broma contra Shakman no quedó impune: aunque todavía nadie se explica del todo qué ocurrió, durante la temporada 8 la burlona actitud de Weiss y Benioff obtuvo una singular medida de justicia poética cuando una taza de café de Starbucks terminó formando parte de una escena importante, sin que ningún script o nadie en la mesa de edición lo notara.

Benioff y Weiss revelan en el libro que originalmente pensaron que les estaban haciendo una broma cuando se supo del inexplicable incidente, que convirtió a la serie en motivo de chistes y memes, en medio de quizás uno de los momentos más bajos de una temporada que ya llevaba a cuestas suficientes problemas.

“No podía creerlo”, dijo Benioff. “Cuando recibimos el correo electrónico al día siguiente, honestamente pensé que alguien nos estaba haciendo una broma, porque había habido cosas antes en las que la gente decía, ‘¡Oh, mira ese avión en el fondo!’ y alguien lo había hecho con Photoshop. Pensé: ‘No hay forma de que haya una taza de café allí’. Luego, cuando lo vi en la televisión y me dije ‘¿Cómo no vi eso?’”.

El artículo La última temporada de ‘Juego de Tronos’ no fue la única broma pesada de la serie se publicó en Hipertextual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *