De Rapunzel a Dorian Grey, los síndromes con nombres de personajes literarios

Los personajes clásicos de la literatura (y otros menos conocidos) han dado nombre a diferentes síndromes. Esto solo es un ejemplo más de cómo la literatura y la ciencia se influyen mutuamente. Pero ¿qué síndromes han sido bautizados con nombres de personajes literarios?

Ocho personajes literarios se han entrometido en la ciencia y dan nombre a diferentes síndromes, ya sean trastornos o enfermedades. Algunos de estos pueden suponer un problema en el día a día del que los padece, por lo que uno debe consultar con un especialista si se da el caso.

Aunque ya hemos hablado en otras ocasiones del síndrome de Alicia en el País de las Maravillas, conviene recordarlo ahora que vamos a hablar de otros personajes. En realidad se trata de un trastorno conocido como micropsia. Este síndrome crea una distorsión en la imagen corporal, haciendo que el paciente las sienta más grandes o más pequeñas, pero también afecta a la sensación del transcurso del tiempo.

Síndrome de Peter Pan

El síndrome de Peter Pan es el más popular. Se trata de adultos, más hombres que mujeres, que se comportan como niños o adolescentes y a quienes les cuesta asumir los roles que vienen asociados con la madurez. No solo en cuanto a lo que se refiere a la familia, ya que también puede afectar a su desarrollo en el mundo laboral.

Las personas que padecen el síndrome del niño que no quería crecer parecen despreocupados y felices, pero según apunta la psicóloga clínica Anna Gimeno en Psicología y Mente, esto solo es de forma superficial. “Al indagar un poco en su vida o persona, afloran sentimientos de soledad e insatisfacción, acompañados de dependencia personal” de los padres, hermanos mayores o de la pareja. No es un trastorno nuevo ya que Fue descrito por primera vez en 1983 por el psicólogo americano Dan Kiley.

Dorian Grey

Otro síndrome relacionado con la autopercepción es el que se relaciona con el personaje literario Dorian Grey, escrito por Oscar Wilde. Aunque hay que dejar claro que este síndrome no se encuentra recogido en el Manual Estadístico de Desórdenes Mentales (DSM-IV-TR).

Este síndrome es una alteración de la autopercepción y está muy ligado al envejecimiento. “El Síndrome Dorian Gray (DGS) denota un fenómeno cultural y social caracterizado por una preocupación excesiva hacia la propia apariencia del individuo (dismorfobia)”, explica el profesor especialista clínico Diego Andrés Osorno Chica, que da clases en la Universidad Tecnológica de Pereira (Colombia). “Generalmente se acompaña de dificultades en el ajuste hacia el proceso de envejecimiento y a los fenómenos propios de la madurez. Las víctimas del DGS son usuarias recurrentes de los servicios de salud dirigidos a procedimientos médicos cosméticos y son consumidores asiduos de productos comerciales, en un esfuerzo desesperado por conservar su juventud”, añade.

Síndrome de Rapunzel

Este síndrome es muy raro, hay unas 88 personas que han sido diagnosticadas con este trastorno en todo el mundo. La tricofagia consiste en que las personas se comen su propio cabello, además suele ir unido a la tricotilomanía, es decir, a un comportamiento compulsivo que lleva a la persona manipular el cabello “estirándolo, retorciéndolo e incluso arrancarlo”, explican desde Sanitas.

Sí, el síndrome de Rapunzel incluye que los pacientes se coman su propio cabello, pero no queda solo ahí ya que el cuerpo no está preparado para digerir el cabello, por lo que se forman bolas de pelos -como las de los gatos- en el estómago y los intestinos. “Estos pacientes presentan un tricobezoar cuyo cuerpo se localiza en el estómago y funciona como ancla, y que además cuenta con una extensión distal que llega al intestino delgado o más allá. El cabello se acumula en el transcurso de meses o años, y por efecto de acordeón sobre la mucosa puede llegar a ocasionar obstrucción intestinal, isquemia, necrosis y perforación como complicaciones”, indica este estudio de caso publicado en la revista Gastroenterología y Hepatología.

En definitiva, lo que hace a este personaje de largos cabellos incluirse en esta lista de síndromes es que el cabello de unas pocas pacientes con tricofagia se acumula en su interior y no que vivan su propio cuento de hadas particular.

Bovarismo

El síndrome de Madame Bovary o Bovarismo hace referencia al personaje protagonista de uno de los libros más famosos de Gustave Flaubert. El término fue utilizado por primera vez por el filósofo francés Jules de Gaultier.

Este síndrome se define como como un estado de insatisfacción crónica de una persona, tanto a nivel afectivo como social. Esto se produce cuando se contrastan las ilusiones, muy marcadas por el romanticismo y la imaginación, y la realidad. Esta situación suele frustrar a la persona.

Síndrome de Otelo

En Otelo, de William Shakespeare, el protagonista termina matando a su esposa, Desdémona, debido a los celos. El delirio celotípico o los celos patológicos son un trastorno delirante. Los celos son una “respuesta comprensible”, es decir, aparecen cuando “existe una amenaza de pérdida de algo apreciado”, explican en Psicología y Mente. El problema es cuando hay otro problema de base, ya sea una personalidad paranoide, un trastorno delirante, psicosis esquizofrénica, demencias, abuso de alcohol y drogas.

Estos trastornos o enfermedades de base puede llevar a desarrollar la celotipia, es decir, si una persona actúa como Otelo, que tiene una preocupación excesiva e irracional sobre la infidelidad de la pareja. Además, a pesar de que a los celosos patológicos se les explique la situación, “ningún razonamiento o evidencia objetiva” modificará su vivencia.

Pero no hay que confundirse. No todas las personas que están celosas están enfermas. Los maltratadores suelen utilizar los celos para controlar a sus parejas y no están enfermos por ello.

Michael D Beckwith
The Wool Exchange, Bradford, United Kingdom

Alicia, Dorian Grey, Madame Bovary, Rapunzel, Peter Pan y Otelo son solo algunos de los personajes de la literatura que han dado nombre a diversos síndromes. No obstante, no son los únicos. Hipersomnia al más puro estilo de la Bella Durmiente; el síndrome de Pollyanna, las enfermedades inventadas de Munchausen o el síndrome de Pickwick, son algunos otros trastornos basados en personajes literarios.

El artículo De Rapunzel a Dorian Grey, los síndromes con nombres de personajes literarios se publicó en Hipertextual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *