“Imperativo” que México pague el agua: Gobernador de Texas a Pompeo

En cumplimiento del Tratado de Aguas de 1944, el gobernador de Texas Greg Abbott envió un documento a Michael R. Pompeo, secretario de estado de Estados Unidos, en el que le solicita su gestión ante el gobierno de México para el cumplimiento de la deuda total del quinquenio actual, con lo que beneficiaría al estado texano para la reactivación económica después del Covid, y el aseguramiento del agua para la agricultura y la industria a lo largo del río Grande.

En el documento, el gobernador Abbott señala el incumplimiento de México de acuerdo con las cantidades pactadas en el Tratado de Aguas firmado en 1944, y destaca que Texas ha continuado pagando su parte.

En ese sentido, dijo que en las próximas semanas México tendría que pagar 318,498 acre-pies de agua es decir 392 millones de metros cúbicos, que sobrepasan los 366 millones de metros cúbicos que la CONAGUA informó se tienen de atraso.

“Es imperativo que México consecuentemente cumpla con las obligaciones de cada año de cada ciclo de cinco años. Sin las aguas necesarias, Texas, que confía en su fuente de agua, debe disminuir asignaciones de agua de los embalses internacionales para Texas, de los titulares de derechos de agua a lo largo del río Grande. Es vital que esta agua sea entregada a los embalses internacionales, debido a las asignaciones de todo el año desde los embalses, los cuales son especialmente importantes durante la temporada alta de riego (de marzo a julio)”, afirmó Greg Abbott.

A continuación el documento:

Traducción del documento íntegro

Estimado Secretario Pompeo:

Gracias por todo lo que usted y su equipo hacen cada día para mantener segura a América, por abogar por los negocios estadunidenses en el extranjero, y ayudar a crear empleos en Texas y en cada estado de nuestra gran nación. La creación de empleos es crucial para la recuperación económica del Covid-19 en Texas, y el continuo acceso a recursos hídricos permanece especialmente vital para nuestros empleadores agrícolas e industriales, y comunidades en el Valle del Río Grande. Por eso es que estoy escribiendo para respetuosamente solicitar su ayuda urgente para asegurar la ejecución de las obligaciones de México en el tratado internacional de agua.

El agua controlada por México de la Cuenca Internacional Río Grande, es vital para asegurar que los titulares de derechos de aguas de Texas puedan regar cultivos, abastecer de agua a las comunidades, y gestionar operaciones industriales a lo largo del Río Grande. Bajo el artículo 4 de la Utilización de Aguas de los Ríos Colorado y Tijuana y del Río Grande (Tratado), firmado el 3 de febrero de 1944, México tiene una obligación de entregar a los Estados Unidos 1,750,000 acre-pies de agua en un ciclo de cinco años, en un promedio de 350,000 acre-pies anualmente por el ciclo de cinco años. Como nos acercamos al final del presente ciclo de cinco años el 24 de octubre de 2020, México, una vez más tiene un significativo déficit en su entrega. Desafortunadamente, México terminó el último ciclo con una deuda, y no se ha mantenido vigente en sus entregas en este Tratado, tan solo un limitado desarrollo ha estado haciendo para asegurar que este ciclo no finalice con un déficit. Solo recientemente, después de la temporada alta de riego, México ha empezado a hacer un avance menor en las entregas, mediante transferencias directas de agua desde los embalses internacionales. Queda trabajo significativo y el tiempo es la esencia.

LOCAL

Presa La Boquilla está al 31 por ciento de su capacidad

Es imperativo que México consecuentemente cumpla con las obligaciones de cada año de cada ciclo de cinco años. Sin las aguas necesarias, Texas, que confía de su fuente de agua, debe disminuir asignaciones de agua de los embalses internacionales para Texas, de los titulares de derechos de agua a lo largo del Río Grande. Es vital que esta agua sea entregada a los embalses internacionales, debido a las asignaciones de todo el año desde los embalses, los cuales son especialmente importantes durante la temporada alta de riego (de marzo a julio). En general, la falta de agua impacta negativamente en múltiples interesados dentro del Valle del Río Grande, forzando a los usuarios de agua de Texas a asegurar fuentes alternas de agua, cambiar cultivos y reducir operaciones.

A partir del 29 de agosto de 2020, México ha entregado 1,431,502 acres-pies. Así, México debe a los Estados Unidos 318,498 acre-pies de agua para el 24 de octubre de 2020. Esta cantidad de agua es casi el promedio de un año de agua, que debe entregarse en un plazo de seis semanas. México puede cumplir con las obligaciones del Tratado mientras aún se mantienen 1,180,957 acre-pies de agua dentro de los embalses interiores hasta el 7 de septiembre de 2020 y 175,113 acre-pies en los embalses internacionales hasta el 29 de agosto de 2020. Como usted sabe, los Estados Unidos continúan cumpliendo con el Tratado, enviando significativamente más agua a México que la que recibimos en cambio. Estados Unidos envía alrededor de 1.5 millones de acre-pie anualmente, de agua del Río Colorado y México solamente requiere entregar 1,750,000 acre-pies en un periodo de cinco años. Aun así, México continua siendo moroso en sus obligaciones de agua.

Texas continúa cumpliendo regularmente con la Comisión Internacional de Límites de Agua y partidas para México. Sin embargo, la responsabilidad final recae en México de cumplir con sus entregas del Tratado antes de que termine el ciclo. Como el final del ciclo se aproxima, y su departamento busca hacer cumplir este Tratado, solicito énfasis en lo siguiente al Gobierno de México:

-México necesita terminar el ciclo sin una deuda. México terminó el último ciclo así como varios ciclos previos, en una deuda. Esta tendencia no puede continuar.

-Con solo seis semanas que quedan, México debe entregar más agua inmediatamente. México actualmente tiene suficiente agua dentro de sus embalses interiores y embalses internacionales, que podrían ser utilizados para cumplir con los requerimientos del Tratado.

-La CILA de Estados Unidos debe permanecer firme en su rechazo de tomar agua del Río San Juan para cumplir las obligaciones del Tratado, ya que Texas necesita la capacidad de almacenar aguas del Tratado dentro del sistema de internacional de embalses para maximizar el recurso. Aceptar ofertas de entregas de agua del Río San Juan en la parte más baja del Río Grande, las cuales no pueden ser almacenadas y están fuera de los llamados tributarios dentro del Tratado, no es ventajoso para Texas.

El Río Grande es un recurso compartido entre Estados Unidos y México. Estados Unidos continúa cumpliendo obligaciones en el Río Colorado, pero los esfuerzos de México han resultado insuficientes para asegurar que cumplirán con sus obligaciones del Tratado para el Río Grande. Más agua debe ser entregada ahora para asegurar que otro ciclo no termine en deuda. Le solicito que trabaje con México para hacer cumplir este Tratado. Gracias por su pronta atención a este importante asunto.

En cumplimiento del Tratado de Aguas de 1944, el gobernador de Texas Greg Abbott envió un documento a Michael R. Pompeo, secretario de estado de Estados Unidos, en el que le solicita su gestión ante el gobierno de México para el cumplimiento de la deuda total del quinquenio actual, con lo que beneficiaría al estado texano para la reactivación económica después del Covid, y el aseguramiento del agua para la agricultura y la industria a lo largo del río Grande.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *