Engañados por los superhéroes: no todos los vikingos son como Thor

Cuando hablamos de vikingos damos por hecha la ascendencia escandinava de estos piratas y saqueadores. Esto incluye el cabello rubio, como el de Thor, a la hora de pensar en ellos. Y sí, si estás pensando que hemos sido engañados por los superhéroes y la mitología nórdica tienes toda la razón del mundo. Un nuevo estudio apunta a que tenían más influencia asiática y del Sur de Europa en sus genes de lo que en un principio podríamos pensar.

Este miércoles, Nature publica la investigación del profesor Eske Willerslev, miembro del St John’s College de la Universidad de Cambridge y director del Centro de Geogenética de la Fundación Lundbeck, de la Universidad de Copenhague. Este estudio se ha realizado a lo largo de los últimos seis años. En este tiempo, el equipo ha secuenciado el genoma de más 400 esqueletos vikingos enterrados en Europa y Groenlandia.

Los vikingos no eran rubios

El principal resultado que han obtenido los investigadores tras la secuenciación genómica es que “muchos vikingos en realidad tenían el cabello castaño, no rubio”, indican en el comunicado de prensa. De hecho, señalan que “la identidad vikinga no se limitaba a personas de ascendencia genética escandinava“. Es decir, cualquiera podía ser vikingo sin haber tenido padres o abuelos que lo fueran.

Es más, este estudio encontró genes inesperados entre las muestras. La investigación “muestra que la historia genética de Escandinavia estuvo influenciada por genes de Asia y el sur de Europa antes de la Era Vikinga”. De hecho, hay cementerios vikingos en Escocia y, según este estudio, todo apunta a que eran locales que “podrían haber asumido identidades vikingas y fueron enterradas como tal”, indican los investigadores.

Así se realizó el estudio

El equipo de Willerslev ha secuenciado el ADN de 442 esqueletos. Pertenecían a hombres, mujeres y niños, sobre todo bebés. “Este estudio cambia la percepción de quién era realmente un vikingo: nadie podría haber predicho que estos importantes flujos de genes hacia Escandinavia desde el sur de Europa y Asia ocurrieron antes y durante la Era Vikinga”, ha comentado Willerslev. Esta época comprende desde el 800 d.C. a la década de 1050, ya que en 1066 se produce la conquista normanda.

La secuenciación en shotgun ha sido el método escogido por los investigadores. Este procedimiento “consiste en romper el genoma en una colección de pequeños fragmentos de ADN que se ordenan de forma individual. Un programa de computadora busca coincidencias en las secuencias de ADN y las utiliza para colocar los fragmentos individuales en el orden correcto para reconstruir el genoma”, indican desde el National Human Genome Research Institute.

“El análisis de ADN más grande de restos vikingos”

La imagen mental que siempre hemos tenido de los vikingo, al menos en cuanto a su color de pelo, estaba errada. Vamos que eran más parecidos a Loki que a Thor. O, al menos, eso es lo que apunta este estudio. “No sabíamos genéticamente cómo eran en realidad hasta ahora. Encontramos diferencias genéticas entre diferentes poblaciones vikingas dentro de Escandinavia, lo que demuestra que los grupos vikingos en la región estaban mucho más aislados de lo que se creía anteriormente”, ha explicado el profesor Willerslev. “Nuestra investigación incluso desacredita la imagen de vikingos con cabello rubio, ya que muchos tenían cabello castaño y estaban influenciados por la influencia genética de fuera de Escandinavia”, ha añadido.

“Llevamos a cabo el análisis de ADN más grande de restos vikingos para explorar cómo encajan en las imágenes genéticas de los antiguos europeos antes de la Era Vikinga. Los resultados fueron sorprendentes, ya que algunos respondieron preguntas históricas de larga data y confirmaron suposiciones anteriores que carecían de evidencia”, comentó el doctor Ashot Margaryan, profesor asistente en la sección de Genómica Evolutiva del Instituto Globe de la Universidad de Copenhague y primer autor del artículo.

Flujo de genes

Vikingos
Jim Lyngvild

Es más, gracias a esta investigación de seis años, ahora sabemos que los vikingos de lo que ahora es Noruega viajaron a Irlanda, Escocia, Islandia y Groenlandia. Los de Dinamarca, a Inglaterra y los de Suecia, a los países bálticos para hacer incursiones.

“Esta es la primera vez que** podemos echar un vistazo en detalle a la evolución de variantes bajo selección natural** en los últimos 2.000 años de historia europea. Los genomas vikingos nos permiten desentrañar cómo se desarrolló la selección antes, durante y después de los movimientos vikingos en Europa, afectando genes asociados con rasgos importantes como la inmunidad, la pigmentación y el metabolismo. También podemos comenzar a inferir la apariencia física de los antiguos vikingos y compararlos con los escandinavos de hoy”, cuenta el profesor asistente Fernando Racimo. También autor principal del estudio y que trabaja en el Centro de Geogenética de la Universidad de Copenhague.

El legado vikingo

El análisis del equipo también encontró que las personas genéticamente pictas se convirtieron en vikingos sin mezclarse genéticamente con los escandinavos. “Los pictos eran personas de habla celta que vivieron en lo que hoy es el este y el norte de Escocia durante la Edad del Hierro británica tardía y los períodos medievales tempranos”, indican los investigadores.

Pero, a parte de los genes en Noruega, Dinamarca o Suecia, ¿los vikingos han dejado otro legado genético? La investigación apunta a que el 6% de la población del Reino Unido tendría ADN vikingo en sus genes. Esto es muy curioso porque en Suecia este porcentaje es del 10%.

En definitiva, y en palabras del profesor Willeslev: “Los resultados cambian la percepción de quién era en realidad un vikingo. Los libros de historia deberán actualizarse“, concluye. Ahora sabemos que la imagen mental de los piratas y saqueadores del norte que tenemos, no es correcta.

El artículo Engañados por los superhéroes: no todos los vikingos son como Thor se publicó en Hipertextual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *