Trump anuncia visita a California para evaluar incendios

El presidente Donald Trump aseguró que pensaba viajar el lunes al estado de California para evaluar el balance de los incendios que asolan la costa oeste estadunidense, donde ya murieron al menos 31 personas y se quemaron más de dos millones de hectáreas desde el principio del año.

La Casa Blanca anunció el sábado por la noche que Trump “visitará California el lunes, donde se le informará sobre la situación de los incendios en el estado“.

Para las autoridades locales y muchos expertos, la escala de estos incendios forestales, que se extienden desde Canadá hasta México, está indudablemente vinculada al cambio climático, que agrava la sequía crónica y provoca condiciones climáticas extremas, algo que ha sido relativizado o negado por el propio Trump.

La de los expertos es también la opinión de Joe Biden, el contendiente demócrata de Trump para las elecciones presidenciales del 3 de noviembre y quien este sábado denunció “una amenaza existencial”.

El presidente Trump puede buscar negar la realidad, pero los hechos son innegables. Debemos actuar absolutamente para evitar un futuro marcado por un diluvio interminable de tragedias, como la que sufren hoy las familias estadounidenses en el oeste”, dijo en un comunicado.

NÚMERO CONSIDERABLE DE MUERTOS

Las autoridades estadunidenses ya adelantaron que habrá que lamentar “un número considerable de muertos” en los incendios, los cuales obligaron a evacuar hasta ahora a miles de personas.

Prevemos que el número (de muertos) aumente a medida que regresemos a áreas devastadas por las llamas”, advirtió también el gobernador de California, Gavin Newsom, mientras visitaba los restos humeantes de un bosque calcinado en el norte del estado.

Nos estamos haciendo a la idea de que hay un número considerable de muertos, según lo que sabemos sobre el número de edificios destruidos”, había dicho también Andrew Phelps, director de servicios de gestión de emergencias de Oregón, el viernes.

Los incendios han calcinado más de 400 mil hectáreas en este estado. El fuego amenaza zonas de Oregón en las que residen 500 mil habitantes, y hasta el viernes al mediodía solo se habían podido evacuar 40 mil personas, precisó la gobernadora, Kate Brown.

BREVE RESPIRO EN LA TRAGEDIA

Decenas de incendios arrasan los estados de Washington, Oregón y California (oeste), desde la frontera de Canadá hasta la de México, alimentados durante días por la sequía crónica y los fuertes vientos.

Pero estas condiciones han dado un respiro. Los más de 20 mil bomberos que luchan contra las llamas tenían a su favor este fin de semana un clima más fresco y húmedo.

En el estado de Washington, más de 250 mil hectáreas han ardido en cinco días, informó el gobernador, Jay Inslee, la segunda área más grande quemada en una temporada allí.

HUMO Y CONTAMINACIÓN RÉCORD

Unas quince familias de la ciudad de Estacada, evacuadas a principios de semana, encontraron refugio en el estacionamiento de una universidad en Gresham (20 km al este de Portland), donde se han instalado baños temporales.

Refugiados en casas rodantes o tiendas de campaña, pasan el tiempo charlando alrededor de las barbacoas.

Salimos el martes y nos evacuaron cuatro veces mientras el fuego y el humo crecían”, dijo Bill, de 49 años, quien huyó con su esposa, cuatro hijas, su perro y sus cobayas.

Poco antes de ser evacuada, Joy, de 56 años, afirma haber visto “un pájaro volar y caer repentinamente” al piso fulminado.

Dije, ‘esto mata a las criaturas de Dios, yo no quiero morir también’. Así que nos fuimos, por calles cubiertas de casi dos centímetros de ceniza”, asegura.

Dependiendo del grado de peligro, las instrucciones de evacuación en Oregón consisten desde advertencias y pedidos de preparación de artículos y documentos esenciales hasta la salida inmediata.

Es como en una película, no esperas que suceda, pero cuando sucede, da miedo”, dijo Carrie Clarke, una evacuada de la ciudad de Molalla, cerca de Portland.

Los incendios también generaron cortinas espesas de humo que llegaron a Portland, San Francisco y Seattle, lo que provocó que estas tres ciudades estuvieran el sábado entre las más contaminadas del mundo, según la clasificación de la empresa IQAir.

Me gustaría que los incendios de 2020 fueran solo una anomalía, episodios únicos. Desafortunadamente, son solo precursores del futuro”, lamentó de su lado la gobernadora Kate Brown.

Estamos viendo los efectos devastadores del cambio climático en Oregón, en la costa oeste y en todo el mundo”, agregó.

Pero la temporada de incendios, que con frecuencia se prolonga hasta noviembre, aún está lejos de terminar.

Fuente: Excélsior

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *