Así iba a ser la trilogía de ‘Los nuevos mutantes’ que nunca veremos

La última entrega de la saga de los X-Men llegó por fin a los cines. Los nuevos mutantes (Josh Boone, 2020) es una paradoja en sí misma porque supone un principio y, a la vez, un final: presenta a Danielle Moonstar (Blue Hunt), Rahne Sinclair (Maisie Williams), Illyana Rasputin (Anya Taylor-Joy), Samuel Guthrie (Charlie Heaton) y Roberto da Costa (Henry Zaga), es decir, a los jóvenes mutados a los que se les conoce como Espejismo, Loba Venenosa, Magik, Bala de Cañón y Mancha Solar en su historia de origen, con visos de poder seguir en otras películas en las que ampliar sus aventuras y poderes sobrehumanos.

Pero eso no será posible porque Disney, nueva propietaria de Twentieth Century Fox, quiere integrar a estos superhéroes en el Universo Cinematográfico de Marvel. Conque el filme es el finiquito sobre el viejo Charles Xavier y compañía. Y, claro, no era esa la intención de Josh Boone (Un invierno en la playa), pues sus planes iniciales incluían la ambición de dirigir una trilogía cinematográfica sobre el quinteto, y de esta forma quiso plantear la propuesta: “Lo que le vendimos a Fox fue en realidad un cómic hecho, y yo lo hice, que mostraba lo que serían las tres películas”, ha declarado precisamente a ComicBook.com.

los nuevos mutantes josh boone trilogía
Fox

“Así que es como si la primera fuera siempre una película de terror de borrado de la realidad centrada en el Oso Demonio”, prosigue. “La segunda siempre fue una película de invasión alienígena basada en Warlock y su padre viniendo a la Tierra y todo eso”, ambientada en Brasil y con el tiránico Emmanuel da Costa y el Club Hellfire. “Y luego, la tercera iba a ser Inferno [Chris Claremont y otros, 1988-1989] y más como una película de terror sobrenatural demoníaca. Finalmente íbamos a hacer un crossover con las películas de X-Men como en los cómics de Inferno y demás”. Y remata: “Eso fue una especie de sueño”.

En el último filme de la trilogía de Los nuevos mutantes, “con todos esos elementos de horror sobrenaturales y satánicos”, habríamos visto además la transformación de Illyana Rasputin en la oscura Darkchilde, la versión corrupta y semidemoníaca sobrevenida tras un intento del supervillano Belasco para recuperar del Limbo la esencia y la memoria de la hermana menor de Coloso, según le contado Josh Boone a ComicBookMovie.com: “Le dijimos [a Anya Taylor-Joy] que en la tercera película (…) habría dos versiones de ella y que tendría que interpretar dos lados de sí misma. ¡Nos entusiasmamos con eso!”

los nuevos mutantes josh boone trilogía
Fox

Pero cuando se lanzó el primer tráiler de la película, nada menos que en octubre de 2017, el propio Josh Boone ya había dado pistas a IGN sobre sus pretensiones con Los nuevos mutantes. “Fox hizo Deadpool [Tim Miller, 2016] y Logan [James Mangold, 2017] y eran tan tonalmente diferentes que se sintieron envalentonados para dejarnos hacer algo distinto, y que tenga su propio tono e identidad particular”, explicó. “Pienso en las películas principales de X-Men más como grandes obras operativas de ciencia ficción. Esto es mucho más una película de terror impulsada por las mutaciones”.

Y continuó con estas palabras sobre el único filme: “Si hubiésemos decidido adaptar directamente el cómic, habríamos tenido otra de esas películas de X-Men con la mansión y el profesor Xavier y los estudiantes. Pero realmente queríamos hacer algo diferente. Así que de alguna forma trajimos esa idea original de [Bill] Sienkiewitz y Claremont de que todos ellos están en una especie de agujero mental para mutantes”. No en vano, Alguien voló sobre el nido del cuco [Milos Forman, 1975], cosas de Stephen King e incluso Pesadilla en Elm Street 3: Los guerreros del sueño [Chuck Russell, 1987]” son sus inspiraciones.

El artículo Así iba a ser la trilogía de ‘Los nuevos mutantes’ que nunca veremos se publicó en Hipertextual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *