Por qué Bill Gates no apuesta por los aviones eléctricos o el Tesla Semi

Bill Gates ha estado muy activo en los últimos meses tras la pandemia de la COVID-19. El cofundador de Microsoft, que actualmente se enfoca a temas sociales gracias a su fundación, no desaprovecha la oportunidad para hablar de los retos a futuro y en esta ocasión se enfoca en el calentamiento global.

En una entrada en su blog, Gates habla de la necesidad de emigrar a un mundo libre de carbón y los retos que esto implica. La reducción de emisiones a causa del confinamiento fue un momento de esperanza, sin embargo, no es algo rentable debido a la crisis económica que generó detener el movimiento.

El magnate menciona que si vamos a abordar el cambio climático es necesario encontrar formas de hacer las cosas sin generar gases de efecto invernadero. Mientras que las energías renovables como la solar o eólica siguen desarrollándose, la energía eléctrica se constituye como una alternativa en los medios de transporte, aunque no en todos.

Bill Gates no cree que la electricidad sea viable para un avión o camiones de carga

Gates ve los coches eléctricos como algo bueno, aunque las baterías actuales no están preparadas para operar en otros frentes más complejos como los aviones o incluso los camiones eléctricos como el Tesla Semi.

“La buena noticia es que hemos avanzado mucho en los vehículos eléctricos o EV. A diferencia de muchas de las alternativas ecológicas sobre las que he escrito antes en este blog, puede salir y comprar una ahora mismo si lo desea. Las baterías que las alimentan han visto una caída de precio del 85 por ciento desde 2010, por lo que se están volviendo más asequibles de comprar (aunque siguen siendo más caras que las opciones a base de gas).”

Según Bill Gates, los vehículos eléctricos sobresalen en viajes de corta distancia. Los coches o incluso autobuses de transporte público pueden operar gracias a que existen estaciones de carga. ¿Qué pasa entonces con un avión o un barco? La situación es más compleja porque para dotarlos de autonomía se necesitan baterías más grandes.

“El problema es que las baterías son grandes y pesadas. Cuanto más peso intente mover, más baterías necesitará para alimentar el vehículo. Pero cuantas más baterías use, más peso agregará y más energía necesitará. Incluso con grandes avances en la tecnología de baterías, los vehículos eléctricos probablemente nunca serán una solución práctica para cosas como vehículos de 18 ruedas, barcos de carga y aviones de pasajeros.”

Aunque Gates no cree que sea factible un Tesla Semi o un avión, si apuesta por los coches eléctricos para cubrir distancias cortas.

Airbus A350-XWB
Airbus A350-XWB

Los biocombustibles como solución

La solución, según Gates, son los biocombustibles, los cuales han avanzado mucho en comparación con la primera generación. El cofundador de Microsoft le da el voto de confianza a alternativas como biocombustibles hechos de plantas, tallos de maíz o pulpa de papel para alimentar camiones o aviones.

Pese a su potencial, los biocombustibles todavía no están en posición de sustituir a los combustibles fósiles.

“La investigación sobre biocombustibles avanzados aún no cuenta con fondos suficientes y no están listos para implementarse a la escala que necesitamos. Necesitamos mucha más innovación antes de que se conviertan en una opción realista y rentable para el transporte de larga distancia.”

Boeing ya comenzó a usar aviones impulsados con biocombustible. El primero de ellos fue un vuelo de un 777 de carga operado por FedEx realizado en 2018. Posteriormente ofreció a sus clientes la opción de impulsar los vuelos de entrega de aviones comerciales con una opción híbrida que funcionan con biocombustible y combustible fósil.

Airbus ha hecho lo mismo desde 2016, ofreciendo sus vuelos de entrega con combustible sustentable desde el aeropuerto de Toulouse. De acuerdo con el fabricante, los aviones “verdes” están en su estrategia a futuro. Uno de ellos es el A350 XWB, que tiene un menor consumo de combustible, por lo que es factible operarlo con biocombustibles para reducir las emisiones de CO2.

Más investigación en biocombustibles, ¿pero no en baterías?

Es curioso que Bill Gates mencione que se necesite hacer más investigación en biocombustibles y descarte hacer lo mismo con las baterías. Todavía más cuando menciona en su entrada a Quantumscape, una empresa que busca producir las baterías más eficientes y de la cual es inversionista.

Tal vez es más una cuestión de que la industria aeronáutica apueste por esto como una solución viable a futuro. Los aviones eléctricos no son un bicho raro. En 2015, Richard Branson anunció una iniciativa para cruzar el Canal de la Mancha por medio de una alianza entre Virgin y Airbus.

El 9 de julio de 2015, el Airbus E-Fan, un prototipo impulsado por baterías de iones de litio para impulsar sus dos motores, partió del Aeropuerto de Lydd y posteriormente aterrizó en Calais-Dunkerke.

Otros que trabajan en la creación de aviones eléctricos son la NASA, EasyJet, Israel Aerospace Industries y la Comisión Europea con el proyecto ENFICA-FC.

El artículo Por qué Bill Gates no apuesta por los aviones eléctricos o el Tesla Semi se publicó en Hipertextual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *