Argentina vive las graves consecuencias del dióxido de cloro: dos muertes en 15 días y una periodista denunciada por promover su consumo

Un niño de cinco años murió la semana pasada en la provincia argentina de Neuquén tras consumir dióxido de cloro (CDS), una sustancia que es promocionada falsamente como cura del coronavirus y otras enfermedades. El también llamado ‘Medicamento Mineral Milagroso (MMS)’ ya fue desautorizado a nivel mundial por todos los organismos de salud, por su toxicidad y efectos adversos en el organismo

Tras el hecho, la periodista Viviana Canosa fue denunciada ante la Justicia por haber ingerido la sustancia en vivo durante el programa de televisión que conduce, en el canal 9 de Argentina, manifestando que “oxigena la sangre”. Se la acusa de haber cometido un delito contra la salud pública, al haber promovido su uso desde un medio masivo de comunicación, el pasado 5 de agosto. 

El artículo 208 del código penal argentino castiga con prisión de quince días a un año alque, ‘sin título ni autorización, anunciare, prescribiere, administrare o aplicare habitualmente medicamentos (…), o cualquier medio destinado al tratamiento de las enfermedades de las personas, aun a título gratuito’. 

Por el caso, los padres del menor, quienes le suministraron la sustancia, son investigados bajo la carátula de ‘muerte dudosa’, mientras se aguardan resultados de los estudios toxicológicos ordenados por la fiscal Sandra Riuxo. La autopsia realizada sobre el cuerpo del niño reveló que su deceso se produjo debido a un una ‘falla multiorgánica’,y confirmó que no tenía covid-19.  

El diputado nacional por Neuquén Mariano Mansilla, quien presentó la denuncia contra la periodista, explicó en diálogo con RT que no se acusa a Canosa por el fallecimiento, sino por anunciar al CDS como un producto benéfico para la sangre, sin tener título de médica, y en una situación donde la población está “ávida de cuidar a sus hijos con cierta desesperación”, buscando, en el peor de los casos, “remedios milagrosos” para protegerse. 

“Esto nos hizo alertarnos de la importancia de que se difunda lo dañino que es este producto, que no tiene ningún beneficio para la salud y que es un veneno para el organismo humano. Se trata de un producto químico para uso industrial que nada tiene que ver con los tratamientos de salud”, explicó el legislador del gobernante Frente de Todos. 

Por: Vanguardia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *