Fallece hijo de Alejandra de la Vega, funcionaria estatal y miembro del FC Juárez

Noticias de Chihuahua.-El club de la Primera División de la Liga MX, FC Juárez, dio a conocer a través de un desplegado, el fallecimiento de Preston Foster, hijo de Alejandra de la Vega, secretaria de Innovación y Desarrollo Económico del Gobierno del Estado y miembro del Consejo Directivo.

Así lo dio a conocer el club a través de Twitter:

“Todos los que formamos parte de FC Juárez, enviamos un abrazo solidario y más sentido pésame a nuestros queridos Paul y Alejandra Foster, por el sensible fallecimiento de su hijo”.

El FC Juárez nació en el 2015 y desde ese momento Alejandra fungió como presidenta de la institución y dueña, pero el primer cargo lo dejó en otras manos tan solo un año después, cuando aceptó el puesto de Secretaria de Innovación y Desarrollo Económico en el estado de Chihuahua, mismo que le ofreció el propio gobernador del estado: Javier Corral. Sin embargo, el estatus de dueña aún le pertenece a de la Vega.

La servidora pública y exitosa empresaria está acostumbrada a romper los esquemas en el futbol mexicano, pues incluso desde 1988 ella hizo historia. En aquel año logró ser la primera mujer al mando de un club de futbol en México, cuando fue nombrada presidenta del equipo Coras.

Dicho cargo de presidenta lo ostentó hasta 1992, con lo cual puede demostrar que el mundo del futbol no le es extraño y que tiene el historial para dejar huella en los altos mandos de un club.

Alejandra es hija de Federico de la Vega, quien en su momento fue uno de los principales impulsores de Ciudad Juárez y del estado, creando la Universidad Autónoma de Chihuahua y el campus del Tecnológico de Monterrey.

Con dichas instituciones Federico ayudó al fomento deportivo y educativo de la entidad, además de inculcarle la pasión por el fútbol a su hija, donde hoy busca destacar comandando al FC Juárez, que en su primer año en la Liga MX ha dejado destellos que le permiten ilusionarse con ser parte del Máximo Circuito por muchos años más. Por supuesto, de la mano de su dueña.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *