Autoridades de China hallan nuevas trazas de coronavirus en camarón importado de Ecuador

La ciudad china de Wuhu en la provincia oriental de Anhui ha encontrado nuevas trazas de coronavirus en los paquetes de camarones importados de Ecuador, informó hoy la televisión estatal del país asiático.

Los restos del virus fueron detectados en el paquete exterior de unos camarones congelados durante una inspección rutinaria de las autoridades locales de un restaurante de la ciudad.

La noticia se conoce un día después de que en una ciudad portuaria en la provincia de Shandong, también en el este del país, se detectasen trazas de coronavirus en el envoltorio de pescados congelados, aunque las autoridades chinas no especificaron el país de procedencia.

El pasado 10 de julio China suspendió las importaciones de camarones blancos congelados de tres empresas ecuatorianas tras hallar restos del virus en los paquetes, informó entonces la Administración General de Aduanas.

Ese departamento señaló en un comunicado que las pruebas de ácido nucleico realizadas a los envoltorios de Industrial Pesquera Santa Priscila, Empacreci y Edpacif dieron positivo y que existía “el riesgo” de que transmitan el virus.

El organismo pidió además a las empresas ecuatorianas la “retirada inmediata” de sus camarones congelados empaquetados después del 12 de marzo, y exigió que se los lleven de vuelta o los destruyan.

Además, especificó que dieron positivo las pruebas realizadas a los envases exteriores, mientras que las pruebas de los camarones y los envases interiores fueron negativas.

Aduanas aseguró que el sistema de gestión de seguridad alimentaria de estas empresas no era el adecuado.

“Con el fin de eliminar peligros escondidos y proteger la salud de la gente, anunciamos la suspensión de los requisitos necesarios para el registro de estas empresas en China, y se suspende la aceptación de sus productos”, dijo.

La televisión estatal CCTV informó hoy de que el restaurante de Wuhu había almacenado los embalajes contaminados en un refrigerador desde su compra y que todos los establecimientos con mercancía relacionada en la ciudad habían sido sellados.

Los test de coronavirus realizados a los trabajadores, a la comida y en las instalaciones del restaurante, así como a los empleados de una compañía de venta de camarones al por mayor y a sus familias y a otros establecimientos de la ciudad que habían comprado a esa empresa arrojaron resultados negativos, según la televisión china.

Fuente: Sin Embargo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *