Teclados alternativos que no son QWERTY

Aunque su origen está en las máquinas de escribir, el popular teclado QWERTY se ha introducido en toda suerte de dispositivos electrónicos. Primero llegó a las computadoras y luego fue extendiéndose a los teclados virtuales de smartphones, tablets y televisores inteligentes. Sólo los teclados físicos de los teléfonos antiguos se resistieron, si bien escribir un SMS en esos teléfonos era una tarea incómoda.

Así pues, si lees estas líneas es muy posible que tu teclado sea de tipo QWERTY, el más popular para el alfabeto latino que emplean idiomas como el español, el inglés y muchos otros. Pero en este mundo cada vez más pequeño también es probable que hayas oído hablar de distribuciones de teclas distintas al QWERTY para otros países, idiomas o alfabetos.

A continuación hacemos un repaso a los teclados mecánicos, de ayer y hoy, que difícilmente encuentres allí donde vives pero que existen en otras zonas del planeta. Curiosidades enfocadas a otros alfabetos y que suponen una alternativa a la norma del QWERTY, en gran parte impuesta por la omnipresencia del inglés en el ámbito tecnológico, para bien o para mal.

QWERTZ

Empezamos por una ligera variante del QWERTY que conocemos. En su nombre, el único cambio es la Z por la Y, que en nuestro teclado se encuentra en la esquina inferior izquierda, o también, en el primer puesto de la tercera línea.

Se utiliza principalmente en Europa Central. En concreto, en países como Albania, República Checa, Hungría, Polonia o Rumanía. Pero también se pueden ver en países como Alemania o Austria.

Este pequeño cambio se debe a que en alemán, la Z se emplea más que la Y. Así que si buscas teclados en Alemania puede que te topes con un QWERTZ en vez de un QWERTY. Eso sí, el resto de caracteres son iguales en ambos casos salvo los caracteres al lado de la tecla Enter, donde suelen aparecer las letras Ü, Ö y Ä, también frecuentes en el idioma germánico.

El teclado QWERTZ tiene otros pequeños cambios en los demás países que lo usan, como una S y una T con cedilla del teclado rumano o caracteres especiales del teclado latino eslavo propio de Bosnia, Croacia, Serbia o Eslovenia.

JCUKEN

Decíamos que el teclado QWERTY es el más popular del alfabeto latino, pero si nos vamos a otros alfabetos como el cirílico, ahí nos encontramos con el teclado JCUKEN, o en cirílico, ЙЦУКЕН. Lo es desde la reforma del alfabeto ruso de 1917 hasta nuestros días.

Obviamente, al contar con un alfabeto totalmente distinto al latino, aunque algunos caracteres tengan ciertos parecidos, la disposición de las teclas es completamente distinta.

Además de ser popular en Rusia, por motivos culturales también lo es en otros países donde se habla ruso o idiomas que emplean el cirílico. Ocurre con Ucrania, Bielorusia, Kazajistán, Uzbejistán, Mongolia, etc., donde también se producen pequeños cambios acordes a cada idioma.

Dvorak

Los teclados anteriores se deben a las particularidades de sus alfabetos e idiomas. Sin embargo, cuando se habla del QWERTY y de sus posibles alternativas, siempre surge el nombre del teclado Dvorak, llamado así por su inventor, August Dvorak, que en 1936 patentó un teclado alternativo.

En principio, August Dvorak y su cuñado, William Dealey, prometían que su teclado era más ergonómico y más rápido. También se suele decir que requiere menos movimientos de los dedos y que provoca menos errores ortotipográficos.

El teclado Dvorak no logró hacer sombra al QWERTY, el estándar de facto. Con todo, en la actualidad podemos usar este teclado en modo virtual en la mayoría de sistemas operativos, como Windows, macOS, Linux, Android o Chrome OS.

Colemak

El teclado QWERTY se puso a la venta por primera vez en 1837. Desde entonces se ha convertido en el estándar. Pero esto no quita que de vez en cuando surjan propuestas alternativas como la que hemos visto antes, Dvorak.

Otro intento de mejorar el teclado alfanumérico es el conocido como teclado Colemak debido al nombre de su creador, Shai Coleman. Lo curioso es que esta propuesta surgió en 2006. Su objetivo: ser más cómodo y eficiente.

Sistemas operativos como macOS, Linux, Android, BSD o Chrome OS lo permiten usar, con un teclado físico o virtual. Windows necesita instalar software adicional.

HCESAR

El teclado HCESAR es muy curioso. Para empezar, fue creado por decreto por el dictador portugués António Salazar en 1937. El objetivo era colocar las letras más frecuentes del portugués en el centro del teclado.

Lo que más llama la atención de este teclado es que en la primera hilera de letras muestra CESAR a continuación de H, de ahí su nombre.

Fue el teclado oficial de Portugal durante gran parte del periodo dictatorial, tanto en el funcionariado público como en las empresas privadas. Así que con la caída del régimen en 1974 no es de extrañar que este teclado cayera en desuso en favor del teclado AZERTY. Y en los 80, empezó a usarse cada vez más el QWERTY hasta nuestros días.

La entrada Teclados alternativos que no son QWERTY se publicó primero en Hipertextual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *