¿El coronavirus te ha quitado el sueño? No todo está perdido en la desescalada

¿El coronavirus te ha quitado el sueño? No todo está perdido en la desescalada

Durante la cuarentena se han registrado muchos casos de insomnio provocados por el estrés y la incertidumbre pero, ahora que empieza la desescalada, muchas personas pueden recuperar su sueño.

La cuarentena no ha acabado solamente con nuestra vida social, también con nuestra calidad del sueño. Los psicólogos han informado desde el inicio del confinamiento que muchas personas han sufrido insomnio y que no han podido seguir sus rutinas de sueño. Es normal: es una situación extraordinaria con medidas de contención que, sobre todo, nadie esperaba. La pandemia llegó casi sin avisar y eso ha provocado numerosos casos de estrés, lo que ha repercutido en nuestras horas de descanso. Sin embargo, la desescalada ya ha empezado y, a pesar de que será una vuelta a la rutina progresiva, conforme vayan pasando las semanas podremos volver a recuperar ciertos hábitos que teníamos antes de la crisis del coronavirus. El sueño puede ser una de estas cosas.

Los cuadros de ansiedad que se han diagnosticado empezaron a aumentar conforme se iba prorrogando el estado de alarma y, con ello, la esperanza de volver pronto a la normalidad se desvanecía. “Esta situación ha creado problemas de sueño como insomnio y lo que más se ha visto es que la gente se despierta durante la noche más tiempo de lo habitual. Se describen en muchos casos la presencia de pesadillas”, explicó Milagros Merino, miembro del comité científico de la Sociedad Española del Sueño.

No será un camino fácil pese a la desescalada

Sin embargo, la desescalada puede no ser la solución a estos problemas porque se esperan casos de estrés post-traumático, que normalmente se da después de atentados, accidentes o guerras. Merino resumió en entrevista con Hipertextual que en insomnio se habla de las tres P.

“Hay gente que tiene una personalidad predisponente, que es muy obsesiva y está siempre muy preocupada. Luego hay factores precipitantes y perpetuantes. Una persona puede tener un problema personal, un divorcio por ejemplo, y eso hace que se desencadene el divorcio y aunque mejore la situación tiempo después sigue durmiendo mal”.

Siguiendo ese ejemplo, un porcentaje de gente seguirá teniendo insomnio a pesar de que se acabe la cuarentena. Además, cuando ha habido un trastorno del sueño, existe el riesgo de que se repita ante otro factor estresante. Normalmente, continuó la experta, se tiene insomnio por un evento específico y no se mantiene en el tiempo. En este caso, sin embargo, es diferente. “Se puede repetir (el insomnio) con más facilidad en un futuro sobre todo si hay factores que no ayudan como la edad”.

Pero, mientras algunas personas puedan continuar con problemas de sueño durante y después de la desescalada, muchas otras conseguirán readaptarse. De la misma manera que al principio una cuarentena de dos semanas nos parecía una pesadilla, muchos han logrado acostumbrarse a un nuevo ritmo de vida más de dos meses después.

Las costumbres cambiarán y al principio puede resultar extraño estar con amigos en una terraza pero respetando la distancia de seguridad. “Pero nos acostumbramos también a esto y nos adaptaremos porque veremos que podemos hacer vida normal”, indicó Merino.

A pesar de la desescalada, el mal sueño puede tener consecuencias

Cada uno tiene que encontrar la mejor manera de sobrellevar una pandemia mundial y es muy normal tener altibajos. Aunque es importante hacer hincapié en la calidad del sueño por los efectos que puede tener para nuestra salud.

Si el trastorno se convierte en crónico y no se debe a un factor puntual, pueden diagnosticarse problemas cardiovasculares y esa persona puede tener más tendencia a sufrir un infarto o arritmias. Milagros Merino alertó que también son comunes los problemas metabólicos, lo que provoca una mayor tendencia al sobrepeso, así como fatiga, irritabilidad o problemas de atención. “A largo plazo pueden haber problemas más serios porque puede afectar al sistema inmunitario y si esa persona tiene un tumor puede reaccionar peor si tiene un mal sueño”, subrayó.

Pero hasta en cuarentena se pueden tomar medidas para evitar el insomnio. En primer lugar, se recomienda una regularidad en los horarios y un dormitorio bien aislado con la temperatura adecuada para cada persona. Asimismo, es recomendable evitar bebidas como el café, el té y ejercicio vigoroso a última hora del día. Una cena copiosa tampoco es recomendable.

Merino compartió para Hipertextual otros trucos que pueden dar muy buenos resultados. “Si nos exponemos durante mucha luz durante el día y bajamos la intensidad, lo que sucede de forma natural, y luego dormimos a oscuras, eso es beneficioso para dormir”. También lo es evitar el uso del ordenador o tablet durante mucho rato en las últimas horas del día.

Al respecto, la doctora Celia García Malo, neuróloga del Instituto del Sueño, añadió que es recomendable ponerse en manos de un experto lo antes posible. En el caso contrario, es muy probable que puedan haber complicaciones.

“Me refiero fundamentalmente al riesgo de que el insomnio se cronifique, haciendo después más laborioso su tratamiento. Y al riesgo de medicación sin criterio médico. Muchos fármacos que se usan como hipnóticos tienen efectos secundarios, por lo que deben usarse cuidadosamente y siempre de forma controlada y limitada en el tiempo.

La cuarentena, oportunidad para hacer las cosas mejor

La pandemia y el confinamiento nos ha cambiado la vida y nuestras costumbres. Todos queremos recuperar hábitos que teníamos antes de la cuarentena pero muchos expertos, entre ellos Merino, apuntaron que el confinamiento, por muy duro que sea, también puede ser una oportunidad.

En nuestra antigua rutina, muchas veces el trabajo copaba la mayor parte de las horas y eso podía hacer difícil tener una regularidad en los horarios. Pero estando en casa es más fácil imponer nuevas costumbres y, además, implementar hábitos más saludables como una alimentación equilibrada.

A muchas personas, el coronavirus les ha quitado el sueño. Pero de la misma manera que se fue, puede ir volviendo a medida que empieza la desescalada y podemos volver a salir a las calles, aunque sea a pasear, y ver a nuestros seres queridos. Algunas personas tendrán más problemas para dormir varias horas seguidas pero es importante saber que estos trastornos son normales y que hay muchas terapias para combatirlos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *